viernes, 18 de enero de 2008

Mi casita soñada.

Si esta casita fuera mía...
...sería mi único refugio,
...mi gran premio,
...me dormiría escuchando la música del mar,
...tendría sueños llenos de sirenas,
...no llevaría nunca zapatos,
...ni ropa,
...hablaría con el mar como con un amigo,
...lloraría todas las lágrimas que se me han quedado dentro,
...sin testigos, sin explicaciones, sin prisa pero sin pausa,
...saldría corriendo por su puertecita verde hasta sentir la sal del agua en la cara,
...dejaría que el mar me abrazara muy fuerte, y muy suave,
...y que luego me acunara,
...miraría al infinito hasta dolerme los ojos,
...los ojos se me volverían azules, y verdes,
...me sonreiría el alma desde lejos al recordarla,
...me dolerían menos las sombras de mi vida...
si esta fuera mi casa.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

querida primica, por fín ya estoy tranquilita en mi casa y vuelvo a engancharme a tu preciado blog, al leer este fragmento de tu casita soñada en el mar no he podido evitar acordarme de aquellos años que vivías el la puebla y q escríbias tantísimo sobre el mar y q a mí me encantaba escuchar,, no fueron muy buenos tiempos para tí pero aquella ''tristeza'', te acrecentaba tus sentimientos y enriquecía tu fluencia para escribir y relatar como nadie tus vivencias,hasta hoy no he escuchado o leído a nadie q relate al mar y su fundamento como tú,,GRACIAS PRIMICA POR TUS RELATOS,,y si me permites una sugerencia busca tus poemas de aquellos años y de vez encuando relatanos alguno q tus actuales bloggers te lo agradecerán.bss.

HADITA dijo...

Esta casita perdida en un acantilado y rodeada de una calma sin límites, me trae a la mente una idea que ya hace unos días pensaba incluir en los comentarios a tu blog.
En un mundo de prisas, de precipitaciones, de idas y venidas, de ruidos incontrolados, de pitidos de coches, de "melodías" de ambulancias que piden paso, de gentes que corren sin saber muy bien por qué, uno se pregunta:¿tiene sentido esto? ¿hasta cuándo va a dorar? ¿es realmente necesario este desasosiego? Da ganas de gritar: ¡¡BASTA!! Necesito paz, necesito sosiego, necesito calma, necesito SILENCIO.
En éstas estaba cuando ha caido en mis manos un librito, traducido del francés, que habla de "Los caminos del silencio".Cómo me gusta. Dice en el comienzo:
"El ruido ha invadido la vida del hombre moderno como un maremoto sonoro que ocupa todos los espacios disponibles. El hombre, ahogado por la espuma de las palabras, zarandeado al capricho de los vientos mediáticos, axpulsado como una cáscara vacía a la superficie de sí mismo, ya no sabe ni de dónde viene ni a dónde va, ha olvidado su tierra natal. Ha olvidado incluso los caminos que conducen a la morada de su conciencia y al jardín interior de su corazón.El silencio, que es mucho más que una simple ausencia de ruidos, no es un lujo reservado a los monjes o a algunos pensadores de cámara, sino una necesidad tan vital para el hombre como el aire que respira y el pan de que se alimenta...."
Estoy completamente de acuerdo. Basta por hoy, si os guta, otro día volveré a hablar del SILENCIO.
Gracias a mi chica por las ideas plamadas en el blog. Besitos a ella y a quienes la siguen.

Anónimo dijo...

Dicen que los pensamientos se materializan en objetos. Pues creo que esa casa o una parecida, en un lugar tranquilo, lejos de ruidos y agobios será tu futura casa. Parece que te veo paseando en sus alrededores sea playa o montaña disfrutando del azul cielo que la cubra, seguro que tendrás un lugar para pintar, escribir y escuchar tu música favorita y decorándola como sólo tu sabes para que cuando lleguen tus amigos se sientan como en un paraíso. Seguro que la tendrás... y yo que lo vea.