miércoles, 2 de julio de 2008

Hoy es mi cumpleaños.

Hoy es mi cumpleaños.
Hoy sólo deseo volver a mí. Recuperarme. Sentir que soy yo de nuevo. Que también yo soy importante.
Me descubro pasando distraidamente las hojas de un cuento de Marina y deseando ser parte de esa historia que habla de hadas y bosques encantados. Deseo transportarme a un mundo imaginario, deseo sentir que mi mente vuela, que mi cuerpo no pesa nada, nada... y ser parte de ese bosque, escondida detrás de un enorme sauce. Y abrir bien los ojos, y verlo todo con claridad, con ilusión, con esperanza.
Deseo caminar con los pies descalzos sobre el pasto verde. Deseo sentir el aroma de los árboles, de la humedad del musgo, de la madera mojada. Respirar hondo y sentir ese vuelco en el corazón. El aliento de la vida.
Hoy sólo deseo perderme para volver a encontrarme.
Y deseo alargar mágicamente mi mano para tocar por un momento el corazón de mis amigos, de mi familia, de todos los que hoy me habéis llamado, felicitado, besado, abrazado.
Mi deseo es seguir deseando siempre. Seguir soñando. Que mi deseo, mi sueño, no se acabe. Que se alargue y se extienda hasta mi próximo cumpleaños, y el próximo, y el próximo, ...