viernes, 14 de noviembre de 2008

Marina. Como era.

Nuestro amigo Ramón encontró por casualidad una serie de fotos de hace ya más de 5 años. En algunas salía Marina tal como la veis arriba, con 2 meses. Y nos las envió.
En la foto era agosto y estábamos en Cosa. Por alguna razón (que sospecho que tiene que ver con la paz que se respira por allí), los bebés se pasan el día durmiendo y comiendo cuando van allí en verano. En el caso de Marina, este misterio tuvo como resultado que casi se saliera del percentil de talla y de peso en el primer verano de su vida.

He recordado todo esto en cuanto he vuelto a ver esta dulcísima imagen de Marina, mientras su papá la transporta como si de una cría de canguro se tratase. Recuerdo que en ese momento salíamos a pasear al monte. Y nuestro rollizo y tranquilo bebé se pasó todo el tiempo bien acurrucada y dormidita sobre el pecho de su papá.
Qué rápido olvidamos esa tierna época de la vida de nuestros hijos. Qué pena me da cuando cojo al brazo a otros bebés y me doy cuenta de que mis brazos han perdido totalmente el recuerdo del peso y la forma de mi propia hija. Miro esta foto y ya ni siquiera reconozco en ella a Marina. Mi Marina es la de ahora, la que anda en este preciso momento canturreando por la casa, y -una vez más- disfrazada y cargada de collares, corona de brillantes y pulseras. (Acaba de venir y me pregunta. "Mami, ¿hoy puedo cenar de princesa?")
La Marina de arriba es un pequeño milagro recién llegado del que creo que entonces no era muy consciente. Es una muñequita rubia que ya me ha crecido y que seguirá creciendo, y no podré detenerla aunque quiera. Marina será siempre el resultado de todas las Marinas anteriores. Y aunque tendrá su propia vida, llevará consigo siempre trocitos de mi propia vida con ella. Qué responsabilidad, ¿eh? Y qué orgullo.

Rabindrantah Tagore entendió como pocos el mundo de los niños, y el milagro de su nacimiento. Este es un fragmento que siempre me ha gustado mucho de "La Luna Nueva"

Rabindranath Tagore
LA LUNA NUEVA

El principio

‘¿De dónde vine yo? ¿Dónde me encontraste?’, pregunta el niño a su madre.
Ella llora y ríe al mismo tiempo, y estrechándolo contra su pecho le responde: Tú estabas escondido en mi corazón, amor mío, tú eras su deseo.
Estabas en las muñecas de mi infancia; y cuando, cada mañana, yo modelaba con arcilla la imagen de mi dios, en verdad te hacía y deshacía a ti.
Estabas en el altar junto a la divinidad de nuestro hogar; al adorara, a ti te adoraba.
Has vivido en todas mis esperanzas, en todos mis amores, en toda mi vida y en la vida de mi madre.
El Espíritu inmortal que preside nuestro hogar te ha albergado en su seno desde el principio de los tiempos.
En mi adolescencia, cuando mi corazón abría sus pétalos, tú lo envolvías como un flotante perfume.
Tu delicada suavidad aterciopelaba mis carnes juveniles, como el reflejo rosado que precede a la aurora.
Tú, el predilecto del cielo; tú, que tienes por hermana gemela la prima luz del alba has sido traído por la corriente de la vida universal, que al fin te ha depositado sobre mi corazón.
Mientras contemplo tu rostro, me siento sumergida en una ola de misterio: tú, que a todos perteneces, te has hecho mío.
Te estrecho contra mi corazón, temerosa de que escapes. ¿Qué magia ha entregado el tesoro del mundo a mis frágiles brazos?’

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bellos pensamientos tienes, hay pocas personas que pueden expresarse de ese modo al escribir.

Eres natural y se ve el cariño que guardas hacia los demás. Me gusta mucho tu blog, te leo desde hace un tiempo.
Sigue repartiendo de esa manera tus palabras, tienes mucha luz sirena.
Saludos.

Mermaid Lullaby dijo...

Me hace feliz pensar que lo que escribo puede llegar así a quien lo lee. Esa es precisamente una de las razones por las que lo hago. Muchas gracias por tus palabras y un abrazo, seas quien seas.

Yahaira Valverde dijo...

Felicidades entonces por hacerlo, yo no puedo escribir tan bien como tú, quisiera pero me falta mucho, pero tengo mucho que dar al menos a través de lo que encuentro en la net. También tengo un blog (varios creo) y comparto algunas de las entradas que has puesto. Bueno de Viggo no he puesto nada, absolutamente nada. A pesar que me gustó en el "Señor de los Anillos", película que rememoro cada vez que puedo. Te seguiré leyendo porque veo a una buena persona, me recomendaron que te visitara, pues la persona que lo hizo estuvo en lo cierto, estimulas positivamente. Recién me atrevo a dejarte un comentario.
Un abrazo desde aqui, del otro lado del continente.

Mermaid Lullaby dijo...

Hola, Yahaira. He estado mirando tus blogs y me han encantado. Ya veo que estás relacionada con Elio, que está entre mis bloggeros preferidos desde hace tiempo. Tus textos, la música y las imágenes de tu blog son también una maravilla! Ya tengo ganas de que lleguen las vacaciones de Navidad para dedicar más tiempo a leer y mirar, y disfrutar...
Por cierto, ¿realmente vives en Nauru? He tenido que mirar el mapa para localizarlo. Me parece un verdadero milagro que tú y yo estemos en contacto, estando físicamente tan lejos. Besos.