viernes, 5 de diciembre de 2008

El camino musical hacia el espíritu.



"La música, para todos nosotros, es el símbolo de una realidad más auténtica y luminosa que aquella en la que nos movemos cada día intentando hallar el sentido de nuestra existencia. (...) Las esferas celestes se han imaginado siempre como sostenidas por un movimiento sonoro -espiritualmente audible según Kepler- lo cual no sería más que la música en su estado primordial y cósmico. Cantar y tocar instrumentos parece ser par los ángeles lo que el lenguaje es para los hombres. ¿Acaso los pintores no los han representado la mayor parte de las veces con instrumentos musicales en las manos?
La armonía que tanto admiramos en un paisaje o en las relaciones humanas ¿acaso no es un concepto musical por excelencia?
(...)Se dice que no hay mayor prueba de la existencia de los ángeles que la música de Mozart. Podría retomar las palabras con las que Schubert describía su experiencia mozartiana. "Los sonidos encantadores de la música de Mozart nos muestran, más allá de las tinieblas de este mundo, un horizonte claro, luminoso y bello al que esperamos llenos de confianza. ¡Oh, Mozart, inmortal Mozart, cuántas imágenes bienhechoras de una vida mejor has grabado en nuestras almas!"
(...) Escuchemos con atención lo que nos cuenta y nos desvela nuestra gran música. Tenemos aquí la señal de una verdadera autoridad espiritual. No es posible encontrar en otro lugar una autoridad comparable y bajo una forma tan pura".

"El Camino Espiritual hacia el espíritu" (Cap.1º)
GEORG BALAN, fundador de la "Musicosofía".