domingo, 28 de diciembre de 2008

Otra Delikatessen.


El Día de Navidad nos reunimos toda la familia en casa de mi madre, y disfrutamos de una copiosa y elaborada comida navideña, en la que yo, como gran aficionada a la cocina, participo no sólo como comensal, sino también en una pequeña parte de su elaboración.
Este año he hecho el postre. Y, visto el éxito unánime entre los 19 miembros familiares, he pensado que merecía la pena hacer pública esta sencilla, pero exquisita receta. Si se sirve con un poco de adorno (como el que veis en la foto que hice un momento antes de servir), mejor todavía. Y muy importante: hacerla el día de antes, porque debe estar en la nevera el suficiente tiempo para que cuaje bien.
TARTA DE CUAJADA
INGREDIENTES:
- 1 vaso de leche
- medio vaso de azúcar
- 3 sobres de cuajada en polvo
- 500 ml. de nata líquida
- 1 tarrina y media (unos 300 g.) de queso fresco de untar (tipo Philadelphia)
- caramelo líquido o sirope de frutas rojas
- unas cuantas galletas tipo María Dorada
- unas frutas del bosque para decorar (moras, arándanos, grosellas, ...)
PREPARACIÓN
Mezclar bien la leche, el azúcar, la cuajada en polvo, la nata y el queso fresco. Poner al fuego en una olla y remover sin descanso durante al menos 15 minutos. Poco a poco irá espesando.
Echar en un molde caramelizado o impregnado con el sirope de frutas rojas. Tapar con una capa de galletas (primero enteras, luego ir cortando para rellenar los huecos). Las galletas, que ahora están arriba del todo, al desmoldar formarán la base de la tarta.
Dejar enfriar fuera de la nevera, y cuando esté fría, meter en la nevera durante toda la noche.
Para desmoldar, mover un poco para que se despegue bien del molde.
Decorar, servir, .... y disfrutar!