lunes, 12 de enero de 2009

Flores de Bach.

"La curación emana de nuestro interior igual que la enfermedad."
"La salud depende de que estemos en armonía con nuestra Alma"
"No te dejes inducir por la simplicidad de este método, porque cuanto más avances en la busqueda, más consciente serás de la simplicidad de todo lo creado"
Edward BACH
Tengo en mi mesilla de noche en estos momentos el "Rescue Remedy" (el "remedio de urgencia") del Dr. Bach.
Hace ya años que empecé a tomar flores de Bach para solucionar mis "problemillas". A mí me funcionan, aunque estoy convencida de que su efecto depende en gran medida de la sensibilidad de cada uno y, por supuesto, de la índole del problema que tengamos.
Se trata de infusiones naturales extraídas de flores silvestres (38 en total) cuyas propiedades curativas actúan sobre los estados emocionales del ser humano y también de los animales.
Forman un sistema cuyo axioma básico, establecido por el médico galés Edward Bach en los años 30, dice que la enfermedad es el resultado de un desequilibrio emocional. Dicho desequilibrio tiene lugar en el campo energético del ser vivo, y si éste persiste, se produce la enfermedad en el cuerpo físico. El agente curativo, por consiguiente, deberá actuar sobre las causas y no sobre los efectos, es decir corrigiendo el desequilibrio emocional en el campo energético.
Lo que se le da al paciente es una frecuencia que actúa sobre los campos sutiles desbloqueando y armonizando. Al igual que la homeopatía, la terapia floral trabaja con cantidades infinitesimales que no se pueden medir. Pero no hay duda de que en ellas existe energía.

Asi que los remedios de Bach, no utilizan la materia física de la planta sino la energía esencial que se encuentra contenida en la flor.
Para extraer esa cualidad que vive en la flor, Bach inventó un sistema muy sencillo con el que se elaboran estos remedios energéticos: la solarización. Las flores se cortan en condiciones óptimas y en su propio hábitat y se depositan en un cuenco de cristal con agua mineral, donde se dejan algunas horas. Al pasar a través de ellas la energía del sol, el agua se apropia de la energía de las flores; así se obtiene la tintura madre que luego se diluye para obtener las esencias. La delicada sustancia resultante se utiliza para tratar la causa de la enfermedad a un nivel sutil.

Antes he nombrado el "remedio de urgencia". Se trata de un combinado de cinco flores. Bach escogió estas esencias por las cualidades particulares de cada una siendo la combinación de todas la ideal para atender situaciones de emergencia.
La lista de situaciones en las que este remedio nos puede "rescatar" sería interminable, pero algunas de ellas son las siguientes: accidentes, agresiones, malas noticias, discusiones violentas, fuerte tensión física o psíquica, estado de ánimo confuso, aturdimiento, agitación, crisis nerviosas, desvanecimientos, miedo a afrontar situaciones comprometidas, hablar en público (gente tímida), entrevistas que generen miedo o ansiedad, antes y después del parto e intervenciones quirúrgicas, visitas al dentista, etc. etc. También al inicio de una enfermedad infecciosa, cuando aparecen fiebre y malestar, puede ser de gran utilidad.
No os diré por qué me estoy tomando este remedio ni qué otras esencias he tomado en otros momentos de mi vida. Comprendedme: eso sería como desnudar mi alma definitivamente, y creo que no debo hacerlo...
Si os interesa, hay terapeutas especializados que os pueden aconsejar. Las esencias se pueden comprar en las buenas tiendas-herbolarios.
Aquí tenéis un par de páginas web para más información.