jueves, 12 de marzo de 2009

La sabiduría del silencio interno.


La Sabiduría del Silencio Interno.
Texto taoísta.

Habla simplemente cuando sea necesario. Piensa lo que vas a decir antes de abrir la boca. Sé breve y preciso. De esta manera aprenderás a desarrollar el arte de hablar sin perder energía. Nunca hagas promesas que no puedas cumplir. No te quejes y no utilices en tu vocabulario palabras que proyecten imágenes negativas porque se producirá alrededor de ti todo lo que has fabricado con tus palabras.

Si no tienes nada bueno, verdadero y útil, es mejor quedarse callado y no decir nada. Aprende a ser como un espejo, escucha y refleja la energía. El universo mismo es el mejor ejemplo de un espejo que la naturaleza nos ha dado porque el universo acepta sin condiciones nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestras palabras, nuestras acciones y nos envía el reflejo de nuestra propia energía bajo la forma de las diferentes circunstancias que se presentan en nuestra vida.

Si te identificas con el éxito, tendrás éxito. Si te identificas con el fracaso, tendrás fracasos. Así podemos observar que las circunstancias que vivimos son simplemente manifestaciones externas del contenido de nuestra habladuría interna. Aprende a ser como el universo, escuchando y reflejando la energía sin emociones densas y sin prejuicios, siendo como un espejo aprendemos a hablar de otra manera. Con el mental tranquilo y en silencio, sin darle oportunidad de imponerse con sus opiniones personales y evitando que tenga reacciones emocionales excesivas, simplemente permite que una comunicación sincera y fluida exista. No te des mucha importancia, sé humilde pues cuanto más te muestras superior, inteligente y prepotente, más te vuelves prisionero de tu propia imagen y vives en un mundo de tensión e ilusiones.

No compitas con los demás, vuélvete como la tierra que nos nutre que nos da de lo que necesitamos. Ayuda a los otros a percibir sus cualidades, sus virtudes y a brillar. El espíritu competitivo hace que crezca el ego y crea conflictos inevitablemente. Ten confianza en ti mismo, preserva tu paz interna evitando entrar en la provocación y en las trampas de los otros.

No te comprometas fácilmente. Si actúas de manera precipitada sin tomar consciencia profundamente de la situación te vas a crear complicaciones. La gente no tiene confianza en aquellos que dicen sí muy fácilmente porque saben que ese famoso sí no es sólido y le falta valor. Toma un momento de silencio interno para considerar todo lo que se presenta y toma tu decisión después. Así desarrollarás la confianza en ti mismo y la sabiduría. Si realmente hay algo que no sabes o no tienes la respuesta a la pregunta que te han hecho, acéptalo. El hecho de no saber es muy incómodo para el ego porque le gusta saber todo, siempre tener razón y siempre dar su opinión muy personal. En realidad el ego no sabe nada, simplemente hace ver que sabe.

Evita el hecho de juzgar y de criticar, el Tao es imparcial y sin juicios, no critica a la gente, tiene una compasión infinita y no conoce la dualidad. Cada vez que juzgas a alguien lo único que haces es expresar tu opinión muy personal, y es una pérdida de energía, es puro ruido. Juzgar es una manera de esconder sus propias debilidades. El sabio tolera todo y no dirá ni una palabra.

Recuerda que todo lo que te molesta de los otros es una proyección de todo lo que todavía no has resulto de ti mismo. Deja que cada quien resuelva sus propios problemas y concentra tu energía en tu propia vida. Ocúpate de ti mismo, no te defiendas. Cuando tratas de defenderte en realidad estás dándole demasiada importancia a las palabras de los otros y le das más fuerza a su agresión. Si aceptas el no defenderte estás mostrando que las opiniones de los demás no te afectan, que son simplemente opiniones y que no necesitas convencer a los otros para ser feliz.
Tu silencio interno te vuelve impasible. Haz regularmente un ayuno de la palabra para volver a educar al ego que tiene la mala costumbre de hablar todo el tiempo. Practica el arte de no hablar. Toma un día a la semana para abstenerte de hablar. O por lo menos algunas horas en el día según lo permita tu organización personal. Este es un ejercicio excelente para conocer y aprender el universo del Tao ilimitado en lugar de tratar de explicar con las palabras qué es el Tao. Progresivamente desarrollarás el arte de hablar sin hablar y tu verdadera naturaleza interna reemplazará tu personalidad artificial, dejando aparecer la luz de tu corazón y el poder de la sabiduría del silencio. Gracias a esta fuerza atraerás hacia ti todo lo que necesitas para realizarte y liberarte completamente. Pero hay que tener cuidado de que el ego no se inmiscuya. El poder permanece cuando el ego se queda tranquilo y en silencio.

Quédate en silencio, cultiva tu propio poder interno. Respeta la vida de los demás y de todo lo que existe en el mundo. No trates de forzar, manipular y controlar a los otros. Conviértete en tu propio maestro y deja a los demás ser lo que son, o lo que tienen la capacidad de ser. Dicho en otras palabras, vive siguiendo la vida sagrada del Tao.

8 comentarios:

E.G.M. dijo...

Amén.

JULS~ dijo...

Ola Mermaid Friend!

This is a great reminder and that I reflected on after reading. I'm going to print it out ... sometimes I get into negative-mode and find it difficult to get out of it!

Now that I'm getting older, I've definitely learned to *think before speaking* and it's helped me a lot!

I've been catching up with life and haven't had time to blog -- I really miss it. Mason's had a few tournaments and I haven't had as much time for crafting!

{xoxo} Juls~

Elio Milay dijo...

Sssssssshhhhhhhhhhhhhhh...

¡A callar todo el mundo!

Elio Milay dijo...

Excepto si alguien quiere cantar algo...

http://www.youtube.com/watch?v=hXt8UIlSMoM&NR=1

Elio Milay dijo...

Voy a romper el voto de silencio, para comunicarle a usted, señora Sirena, que un cofre repleto de tesoros aromáticos ha bordeado la costa mediterránea, atravesado el estrecho de Gibraltar, surcado el Atlántico paralelamente a las playas de Portugal, sorteado peligros de naufragio en la costa de la muerte cerca de Finisterre, adentrándose en el golfo de Vizcaya. Luego ha seguido flotando a medida que sorteaba mil escollos y se mantenía a prudencial distancia de redes pescadoras, oscilando entre las olas, y evitando varar en toda playa gallega, asturiana y cántabra, hasta detenerse como por arte de magia (o de intuición teledirigida) en ésta: En la mía. Y lo más prodigioso de todo, es que no estaba nada mojado, pese a su contenido casi exclusivamente marino...

Lo he abierto y un intenso aroma a canela me ha llenado los pulmones haciéndome sentir mejor que nunca. Mejos incluso que cuando me comí crudo al alcalde que quería urbanizar las inmediaciones de mi gruta. De pronto he sentido mucho miedo de que algún otro ogro playero robase mi tesoro, así que lo he atenazado con toda la fuerza de que son capaces mis pinzas, y con pasitos oblicuos a la manera de los cangrejos, me lo he llevado a mi madriguera rocosa para disfrutar de ello tranquilamente, deleitándome con cada pequeño detalle. Tanta ha sido la prisa que varias piedrecitas nacaradas se han desprendido, y he arriesgado mi seguridad crustácea dando marcha atrás para recogerlas. Porque no quería que se perdiese ni uno sólo de los componentes del tesoro. La avaricia es lo que tiene.

Su amable detallismo y elegante generosidad lamento decir que caen en saco roto, señora Sirena. Porque acudí a un tasador de reliquias marinas, y a la vista de lo valiosísimo de su tesoro, he decidido subastarlo en Sotheby's para hacer las delicias de algún millonario coleccionista y de paso solucionarme la economía del resto de mi vida ojáncana. De hecho, ya tengo un posible comprador que se ofrece a pagar lo que sea, sin condiciones. Me ha entregado un cheque en blanco. Dice que se llama Milay y asegura ser el destinatario legítimo del cofre marinero. ¡Como si yo hubiese nacido ayer! Me encuentro el boleto con el primer premio de la Lotería de Poseidón, y viene a decirme que es suyo. ¡Qué sinvergüenza es la gente! De modo que yo se lo entrego, si lo desea, pero va a tener que arruinarse para conseguirlo. Porque este cofre vale más que todos los tesoros sumergidos en las cajas de caudales del Titanic.

Sólo quería agradecerle a usted el gran favor que me ha hecho. Menudo negocio voy a conseguir yo con este señor tan insistente. Cada vez le subo más el precio y ni se inmuta, me dice que sí a todo, por muchos ceros que le añada a la cifra. Más valdrá que tenga liquidez y no sólo lágrimas de indignación.

Un saludo. Si algún día viene uste por mi playa cuente con mi hospitalidad y una buena comida. El menú consistirá en sirena cruda y yo seré el único comensal, pero es el máximo honor que un cíclope le puede hacer a usted. Tráigase de paso a su hija. Y a sus alumnos, a poder ser. Cuantos más, mejor. Mi despensa es muy espaciosa y los conservaré en sal.

Firmado: El Ojáncano Gilito
(Ogro cíclope caníbal de Cantabria)

Mermaid Lullaby dijo...

Pero qué listo es ese Milay... Sabe que el tesoro de una Sirena vale mucho más que todas las monedas de oro perdidas en el fondo oceánico.
Ese aroma que usted ha detectado, Sr. Cíclope, forma parte en realidad de un encantamiento. La magia de Neptuno ha transformado simples objetos marinos sin valor alguno en mágicos elementos.
Porque es usted, le voy a revelar el gran misterio: Todo aquel que aspire el aroma del cofre y disfrute uno a uno de todos sus tesoros, quedará convertido en un ser especial y mágico hasta el fin de los tiempos.
Y eso, amigo cíclope, Milay ya lo ha detectado.
Tomo nota de su invitación: cuando me apetezca que me coman cruda, iré sin duda a visitarle.
Y ahora, voy a callarme otro ratito.
Es que con los cíclopes no se puede. Le hacen hablar a una aunque haya hecho voto de silencio...

Mermaid Lullaby dijo...

Y, por favor, dígale de paso a Milay que haga el favor de mantener un poco más las maravillas de su blog para que dé tiempo a disfrutarlas. Lo que estaba ayer, hoy ya ha desaparecido. Con tantas entradas y salidas creo que me estoy mareando...

JULS~ dijo...

*Hola* Mermaid! LOL! I feel like the girl in the picture for making a mistake! ;) Ola was my own translation of hello ... perhaps it's Tex-Mex style! I'm creating my own language!! LOL!

{Hugs from across the pond}

Juls~