domingo, 15 de marzo de 2009

NIXENGEDICHT. Cuento de Sirenas.



En las profundidades del mar se las oye cantar.
¡Qué dulces suenan sus cantos!
Sin embargo, tened cuidado: son peligrosas.
Ellas, las de cabello rizado, no son siempre sinceras.

Os saludan y os llevan al fondo,
os arrastran de nuevo a la superficie, felices y contentas,
pero no tienen escrúpulos y podrían acabar con vosotros,
con sus cantos y melodías.

Así, algún marinero tras avistarlas,
tras un simple gesto en apariencia cariñoso,
perdió la cabeza en el acto,
se enamoró perdidamente, sin remedio.

Saltó hacia su fría tumba,
y se vio al instante en lo más profundo,
pero no llegó nunca a saborear los dulces labios de ellas,
nunca conoció a sus familias.

Y ellas, con sonoras carcajadas,
agradecían el aviso a su vigilante marino,
que les mostraba las embarcaciones
de aquellos que las anhelaban.

Les mostraba en qué lugar se encontraban
barcos enteros repletos de locos
que se dejaban seducir
y coger luego de la mano.

Les pedían un solo beso,
y luego desaparecían.
Por eso, pirata, ten cuidado:
No seas de los que se ríen de ello.

No las mires, no las escuches:
sólo así tu vida tendrá sentido.
Mejor quédate sentado en cubierta.
Así son las sirenitas...

5 comentarios:

Elio Milay dijo...

De pronto la tiniebla enmudeció
Al faro que alumbraba mi periplo.
Soñé cómo mi música en silencio
Hundía su delicia hacia el abismo.
Los vivos ya eran, célula a célula,
Noctámbulos viajeros hacia Olvido.
Latir en forma humana trae, amor,
Consigo esta amenaza, un peligro
Tan cierto, que hace frágil y fugaz
Incluso la certeza con que escribo.


Elio Milay (2005)
Tras naufragar por culpa de una sirena.
Menos mal, que algunas son buenas...

Mermaid Lullaby dijo...

Bufff...
A veces, me avergüenzo de algunas de mi especie.

Pero también hay marineros que prometen y engañan y luego dejan a las pobres sirenas buenas llorando a mares...

Carpe Diem dijo...

Algunas son buenas, y otras especiales y únicas, como las que reinan en esta tranquila orilla. Los marineros de buen corazón no corremos peligro, si no todo lo contrario, podemos acompañarlas de la mano al fondo del mar sabiendo que su ternura, su bondad y sus cantos harán que sintamos algo parecido a la felicidad.

María dijo...

Hola, buenas tardes:

Vengo a tu blog por recomendación de la persona tan encantadora como es Elio Milay, quién el mismo me recomienda visite tu blog, y al entrar me ha dado muy buena impresión, para lo cual, tiene mucha razón Elio, y ahora mismo me quedo entre tus letras, saboreándolas, y a ojeando tu precioso blog, un placer, haberte descubierto. Estas invitada a mi blog, si tú lo deseas, tienes las puertas abiertas de mi rincón.

Un beso.

Mermaid Lullaby dijo...

Gracias por tu visita, María. Bienvenida. Acepto tu invitación con mucho gusto. Viniendo de Elio, seguro que vale la pena.
Otro beso para ti.