jueves, 19 de marzo de 2009

SE. Josh Groban y Cinema Paradiso.



Josh Groban es un excepcional cantante de voz impresionante, gran versatilidad y enorme carisma. Un barítono con técnica claramente clásica que canta, sin embargo, todo tipo de música.
Y, por si fuera poco, con inquietudes humanitarias: Gracias a una visita a Sudáfrica con Nelson Mandela en 2004, creó la Josh Groban Foundation para ayudar a niños con necesidades educacionales, sanitarias y artísticas. Mandela lo eligió como Embajador Oficial de su proyecto 46664, a favor de las víctimas del SIDA en África.
En sus propias palabras, uno de sus principales intereses consiste en que su música logre unir a miles de personas de todas partes del mundo.

Cinema Paradiso es una conmovedora película italiana con música del inefable Ennio Morricone dirigida en 1988 por Giuseppe Tornatore, y que cuenta la vida de este director y guionista.
Ganó el Óscar a la mejor película en lengua no inglesa de 1989 y el Globo de Oro en la misma categoría. La película constituye un retrato sentimental de la Italia de la posguerra y una declaración de amor al cine. Además, es un homenaje al cine antiguo hay decenas de referencias en imágenes y diálogos, desde Jean Renoir hasta Charles Chaplin), al cariño por el cine, a su historia y técnicas.

...qué maravilla...

5 comentarios:

Elio Milay dijo...

Sí, sí, Josh Groban. Piscis, con luna en Sagi. Sensible y simpático, compasivo y encantador. Y con mucho gancho entre el público femenino precisamente por tan bonitas cualidades. A mí me cae muy bien.

Pero cuando llevo escuchadas una docena de canciones suyas, me carga más que yo cuando miro mucho rato mis propios dibujos.

Y a veces comete unos fallos (casi gallos) impresionantes. ¿Has escuchado su versión de "María" de West Side Story?

Búscala en imeem, marca "josh groban maria".

O quizá puedas
escucharla aquí:

http://www.imeem.com/yaelmae/music/is1x2H-1/josh-groban-maria

La canción dura 2:46

Atenta a partir del minuto 1:30, y especialmente entre el 1:45 y el 1:50

Quiere subirse al campanario a tocar las campanas, y cuando está arriba, se da cuenta de que se ha subido al tejado del ayuntamiento.

Mermaid Lullaby dijo...

Cierto, cierto.
Pero cómo eres... Calculado al minuto.
Mentalidad perfeccionista cuasigermánica.

Graciela dijo...

Yo no te hablaré de la música, sino de la película. Para mí es una de mis preferidas e inolvidables. Sin embargo, recordaba la historia del niño, su apego por Alfredo, quien fue su mentor y la vuelta de este hombre, ya mayor a su pueblo natal.
No recordaba estas escenas de su etapa adolescente.
Las buenas películas italianas logran conmover de una manera única, llegan a calar en lo más hondo, con historias tan comunes que uno se siente retratado en la pantalla. Hace poco volví a ver
"Nos habíamos amado tanto" y "La familia", ambas con Vittorio Gassman. Qué actor! y como dices tú: Qué belleza!

Graciela dijo...

Perdón ,era "Qué maravilla!", para el caso es lo mismo.
Un beso!

Mermaid Lullaby dijo...

Claro, Graciela: una vez más, lo esencialmente humano, los sentimientos que todos llevamos a flor de piel, son los que mejor entendemos, los que nos llegan más hondo.
Y Alfredo, qué personaje! Entrañable...
Pero fíjate: yo siempre recuerdo más de esta película la etapa de la adolescencia (la que se ve en las imágenes). Justo la que está en medio de las dos que tú recuerdas más.
Supongo que el momento personal que atravesamos cuando vemos una película por primera vez es definitivo a la hora de quedarnos con unas cosas u otras...