martes, 14 de abril de 2009

Gourmets.

Imágenes de la Película "Deliciosa Marta" ("Bella Martha", Sandra Nettelbeck, 2001)

Remake: "Sin Reservas" ("No Reservations", Scott Hicks, 2007)


“Las mujeres nos impresionamos con los hombres entendidos en comida, cosa que no ocurre al revés. Un hombre que cocina es sexy, la mujer no, tal vez porque recuerda demasiado el arquetipo doméstico. El contraste y la sorpresa son eróticos: una muchacha vestida de pandillero y acaballada sobre una motocicleta puede resultar excitante, en cambio un hombre en la misma situación es sólo un macho ridículo.

Los gourmets, capaces de escoger los platos en francés de un menú y discutir de vinos con el sommelier, inspiran respeto en las mujeres, respeto que puede transmutarse con facilidad en voraz apetito amoroso. No podemos resistir aquellos que saben cocinar. Y me refiero a los epicúreos que escogen amorosamente los ingredientes más frescos y sensuales, los preparan con arte y los ofrecen como un regalo para los sentidos y el alma; esos varones con clase para descorchar la botella. Olisquear el vino y escanciarlo primero en nuestra copa para dárnoslo a probar, mientras describen los jugos, el color, la suavidad, el aroma y la textura. De necesidad, pensamos, esos hombres tienen todos los sentidos afinados, incluso el del humor…”


Fragmentos de “Afrodita”.
Isabel Allende



4 comentarios:

Carpe Diem dijo...

Deliciosa Marta, deliciosa película… para que luego digan que los alemanes son fríos.

Platos sensuales que alegran el ánimo además del estómago. Si cogemos un poco de Como agua para chocolate, un poco de nueve semanas y media y otro poco de Chocolat junto con Deliciosa Marta tenemos un coctel explosivo y sensual.

Por cierto, frecuento un restaurante francés en el que siempre pido los platos en su idioma y acabo discutiendo de la carta de vinos con el sommelier, además me encanta ir al mercado a primera hora de la mañana, escojo los productos más frescos y luego los preparo con tanto arte que mis amigos me llaman Miguel Ángel. Mi propósito que parezca un regalo para los sentidos y el alma. Luego al escanciar el vino en la copa transformo su descripción de olor, color y textura en pura poesía.

Y mientras cocino me pongo la canción de Paolo Conte "Via con me"
incluida en la película. Me encanta.

"Chips,chips, du-du-du-du-du...its wonderful, its wonderful...

Mermaid Lullaby dijo...

Ay, Meridio-Adriá, pero qué buen humor tienes!

Mira: te voy a poner a Conte para que disfrutes mientras haces la cena. Ah! Y el Mambo Gelato. Vas a tener que bailar delante de los fogones...

Ah! Y te aseguro que eso de la frialdad alemana es un prejuicio más de los que no se acercan lo suficiente a ellos.

E.G.M. dijo...

Eh! Pues a mí las cocineras sí que me ponen... unos platos buenísimos.
Os prefiero mil veces a los cocineros. Dónde vas a parar, no hay color...
Y sobre una moto también me gustáis más. Siempre.

Mermaid Lullaby dijo...

Y a mí me pasa justo lo contrario, oye. Qué bien, no?
Estoy rodeada de hombres listos, sensibles y con buen humor.
Así da gusto!