domingo, 5 de abril de 2009

Hecho a mano y con cariño.

Por fin, todos los cofres marinos de la Sirena han llegado a su destino.
Esta noche se la escucha cantar en las rocas desde todos los rincones de la playa.
Se la ve radiante, feliz y satisfecha.
Escucha tú también...

13 comentarios:

Yahaira Valverde dijo...

Me alegra que tus cofres marinos hayan llegado a su destino y más que seas feliz.

No cambies sirena.

Eres un sirena que le gusta hacer felices a los demás y eso admiro de ti.

Un abrazo enorme en la distancia y muchos saludos para Marina.

Lili.- dijo...

Sirena si esta radiante y feliz, procurare aguzar mi oido y escucharla... ya sabes... Cuando uno esta feliz quiere que el mundo lo sepa...
Los cofres marinos han llegado a destino y es suficiente motivo.
Sabes? Las hadas de mi casa tambien estan cantando, porque el Arte aparecio de la mano de Confianza, y esta se transforma en Amistad.
Brindamos?. Sirenas y Hadas a festejar, porque estamos vivas, porque vale la pena Vivir y porque el mundo es magia!.
Un beso bahiense.-

Anónimo dijo...

Me alegro que hayan llegado a su destino cruzando mares y oceanos,, pero de lo que más me alegro es que UNO de ellos es mío,, gracias de nuevo,, es un detallazo por tu parte ,, primica,, q paseis feliz semana santa.bss.

Mermaid Lullaby dijo...

La gran suerte que yo tengo es contar con tantos amigos a los que hacer regalos. Y encima, que los aprecien así.
La amistad sí que es un regalo de verdad.

E.G.M. dijo...

Un placer tenerte como amiga, Ana. Detalles así no se ven fácilmente. De hecho, amigas que me regalen cosas bonitas, aparte de ti, tengo una o ...ninguna.

E.G.M. dijo...

Por cierto, ese Kamasutra con licor afrodisíaco también fue un buen regalo. Seguro que no se lo esperaba y todavía está impactado, el amigo.

Elio Milay dijo...

A mí no me regalaste ningún Kamasutra con licor afrodisíaco. Menos mal, porque habría terminado como Pepe le Pew, la mofeta esa francesa que persigue continuamente a una gata.

Con la canela y demás aromas me sucedió una cosa curiosísima. Me producen efectos secundarios continuamente. Te pondré un ejemplo.

El sábado por la noche estaba yo en la cafetería de un hotel de Oviedo, sentado en la sala de espejos del recibidor. Llevaba conmigo uno de los sobres de canela. Mientras esperaba a los dos amigos con los que había quedado, vi a una chica que me guiñó el ojo. Al principio no quise darle importancia y simplemente sonreí y miré para otro lado. Pero volví a fijarme en ella, y ella volvió a guiñarme el ojo. Supuse que era una señorita de vida alegre. Se me acercó y me preguntó si estaba solo. Le dije que sí, pero que esperaba a unos amigos. Me preguntó: El perfume que llevas ¿de qué es? Huelo a canela, le dije yo, pero no es perfume exactamente; me lo regaló una buena amiga de Valencia. - Me ha encantado cuando pasaste a mi lado a la puerta del hotel, me dice ella. Yo ya estaba todo incómodo, no sabía qué decirle, se la veía agresiva, poco le faltaba para agarrarme de la corbata y darme un beso. Total, que de repente me dice: Sígueme... - Lo que pasa es que estoy esperando a un par de amigos y llegan ahora a las diez. - Deja un recado al barman, me contesta. Y ante mi sorpresa, hace lo que yo me temía. Me agarra el cuello de la camisa, me levanta del sillón y me hace señas con el dedo para que la siga. ¿Y qué crees que hice? Qué vergüenza. La seguí. Primero al ascensor, luego por el pasillo del hotel, y luego a una habitación. Cerró con llave, y me llevó al dormitorio. Yo estaba súper emocionado, pero ya me estaba temiendo que fuese transexual o algo así. No podía ser tan buena la noche, no podía tener tanta suerte!

Nos ponemos frente a frente. Ella se quita los zapatos, y me quita a mí los zapatos. Luego se quita la los vaqueros. Y me quita a mí los vaqueros. Todo muy despacio. Luego se quita su camisa. Y me quita a mí la camisa. Todo con mucha sensualidad. Pero yo sin gafas no veo bien, así que las busqué, me las puse, ella se las puso también, y me di cuenta de que me estaba mirando a mí mismo en el espejo del armario.

Elio Milay dijo...

Llámame Woody Milay. O Elio Allen.

Mermaid Lullaby dijo...

Si lo llego a saber, te lleno el cofre de canela en rama y me ahorro el resto.
Ya sabía del efecto afrodisíaco de la canela, pero esto supera todas las expectativas.
Guarda el sobrecito bajo la almohada, y que tengas dulces sueños...

http://www.youtube.com/watch?v=YwDly8jV6AE

Mermaid Lullaby dijo...

Me consta, E.G.M., que el regalo le sorprendió muchísimo. De vez en cuando le pregunto si ya practica, pero me temo que se ha quedado sólo con la teoría. Tanto "monotema" y luego...

Da gusto regalarte cosas, de verdad.

Carpe Diem dijo...

El Comandante Meridio se suma a felicitarte por la llegada de todos los cofres marinos a su destino y te da las gracias una vez más por su valioso contenido sentimental. Ha sido un bonito regalo que seguro ninguno de los agraciados olvidaremos jamás. Sobre todo el olor a canela…Ummm!!

Aunque el verdadero regalo es tu amistad y tu cariño.

Y sí, desde aquí pueden oírse hoy más que nunca tus Cantos de Sirena. Puedes estar contenta Sirena, porque tienes amigos que TE QUIEREN de verdad.

Enhorabuena a los premiados!!

Elio Milay dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=Oj3xa-VonUQ&NR=1

Mermaid Lullaby dijo...

Ayer puse un vídeo de Woody Allen en un comentario para ti. Bueno, pues como hablábamos de olores, preferí poner aquel, pero estuve a punto de poner éste.
Ay, qué cosas. Con los vídeos que hay en YouTube...

Has conectado el SONAR?