lunes, 4 de mayo de 2009

Nothing else matters.

Nunca habría imaginado incluir entre la música “oceánica” y pacífica que caracteriza a este blog una canción proveniente de un grupo de música heavy.
Pero aquí está: una balada, por supuesto: “Nothing else matters”. Para que nadie diga que aquí se discrimina a ningún ser humano. Por extraño y ajeno a mí que me parezca, y aunque sacuda su melena como un místico en trance, mientras hace como que toca como un poseso una guitarra eléctrica que no existe.

En este caso, la artífice es la banda californiana Metallica. Su cantante la escribió para una antigua novia suya; algunos opinan que podría referirse a la nostalgia de pasar todo su tiempo en las giras (no matter how far), mientras que seguía estando cerca de ella (so close) con el corazón.
Debido a la popularidad de la canción y su relativa facilidad para tocarla, ha sido interpretada varias veces por artistas dentro y fuera del género heavy metal. Por ejemplo, por Apocalyptica (un nombre más heavy es difícilmente imaginable). Pero también ha sido cantada por un coro vienés y una compañía de canto gregoriano; por Lucie Silvas, cantautora de pop británico; e incluso por el grupo new age Angels of Venice.





"So close, no matter how far
Couldn’t be much more from the heart
Forever trusting who we are
‘Cause nothing else matters..."