sábado, 20 de junio de 2009

Bouguereau

"Atardecer"

"Trabajo interrumpido"

"La ola"

"Admiración materna"

"La hermana mayor"

"Paseo a caballo"

"La lección difícil"

"La reverencia"

"Amanecer"

William-Adolphe Bouguereau (La Rochelle 1825 – 1905) fue un pintor académico francés. Entre las personalidades de la época que confesaron admiración por su obra cabe destacar el pianista y compositor romántico Chopin.

Estudiante en la Académie Julian en París, sus pinturas realistas y de temas mitológicos fueron exhibidas en las exposiciones anuales del Salón de París durante toda su carrera. Aunque sufriese la indiferencia de los críticos, quizá debido a su fuerte oposición al entonces triunfante impresionismo, actualmente hay una nueva revalorización de su trabajo.

Bouguereau estuvo casado con otra artista, Elizabeth Jane Gardner. Gracias a su influencia, muchas instituciones de arte francesas se abrieron por primera vez a las mujeres, incluyendo la Academia Francesa de Bellas Artes.

(Wikipedia)

11 comentarios:

Elio Milay dijo...

Cuando empecé con Internet en 2002, una de las primeras cosas que hice fue hacerme una carpeta con una colección de todos los cuadros de Bouguereau que encontré. Todavía la tengo; el cuadro suyo que más me gusta, "Pequeñas ladronas". Van a decir que siempre ando copiando iniciativas vuestras, pero también pondré a este "hiperrealista" en mi blog. Lo suyo es impresionante.

Lo que le sucedió a este tipo de pintura es que en el momento que la fotografía sustituyó a la representación totalmente fiel a la realidad que hacía gente como Bouguereau, y el arte se fue por los caminos de la deformación (estética o desagradable), la gente vio estos cuadros como algo caduco, superado y reaccionario.

Luego vino el siglo XX, y pasó lo mismo que con la poesía. Se probó todo lo habido y por haber. Pero estamos en el siglo XXI y se siguen escribiendo sonetos. Y el hiperrealismo se tiene como un arte de primera categoría y de los más excelsos y minuciosos. El trabajo que conllevan cuadros así es a veces mucho mayor que emborronar imaginativamente una tela. Esto requiere una disciplina mayor, respetar, límites, contenerse, y sobre todo ser un dibujante extraordinario. Cosa que muchos pintores no son.

Al igual que hay supuestos poetas incapaces de hacer una rima que no suene a ripio, y no escribirían un buen soneto ni aunque bajase la Virgen de las Musas a iluminarles, hay supuestos pintores incapaces de hacerse un autorretrato que no se parezca al monstruo de las galletas.

Mi admiración y mi total adhesión a Bouguereau por su humanidad y su divina maestría. El impresionismo me encanta, pero el mejor clasicismo me impulsa mucho más a quitarme el sombrero.

(Lo cual me recuerda que tengo que comprarme un sombrero, para poder quitármelo...)

Cuando ponga a Bouguereau en breve en mi blog, puedes llamarme copión si quieres. Debería copiarte todos los días, en realidad. Sería tu hermano clon lunático y plagiario.

Mermaid Lullaby dijo...

Al incomprendido
y genial Bouguereau,
la sirena y el lunático
dedican un rendido...
...CHAPEAU!

Juls~ dijo...

Hola Mi Amiga!~

You love the same kind of art that I do - simply beautiful!

{xoxo} Juls~

Graciela dijo...

Yo admiro, quedo con la boca abierta cuando me topo con estos maestros. Nadie lo valora más que el que ha tomado el pincel alguna vez y trata de pintar algo, entonces sabe cuánto esfuerzo cuesta generar esas pieles tersas, esas transparencias, la luz, etc
Sin embargo, creo que el arte es un reflejo de época que nos toca vivir. Claro que podemos seguir
admirando a estos pintores, recorriendo los museos, viendo maravillas pintadas en el pasado.
Pero nuestro tiempo está signado por nuevos códigos, nos guste o no:
el cambio en las comunicaciones, la cantidad de imágenes que nos apabullan todos los días a través de la publicidad o en internet, los "tiempos" con que contamos en nuestra vida loca, todo esto se refleja en el arte de una época.
Es imposible pensar en un arte absolutamente clásico, de divinas proporciones, que revele calma y armonía, casi un edén, en el mundo en que vivimos. No quita que si un artista siente eso como válido, puede hacerlo.
En mi caso, podría quedarme pintando arlequines en los cielos,
bicicletas en la luna y tendría sentido, ya que conservo un espacio dentro mío para los sueños y las utopías, pero algo me lleva a reflejar en la tela a los solitarios personajes de corbata, los ejecutivos perdidos en mundos abstractos, porque ese es nuestro mundo y los artistas ayudamos a abrir un poco más los ojos.
A veces resulta que esas obras contemporáneas son menos "bellas"
que las precedieron, pero hay que saber leer el mensaje.
Hace poco en un blog amigo se hacia referencia a la obra "El grito" de Munch. Obviamente no es agradable, dá miedo. Pero esa obra le sirvió a su época para expresar su propio grito.
Se enseña muy poco acerca de estas cosas y la gente sigue extasiada ante la belleza o ante la capacidad humana de poder conseguir una reproducción de esa belleza. Yo confieso que a mí me
emociona tanto una obra de Leonardo como un abstracto de Pollock. No hay que mirarlo como algo fácil a simple vista. Allí hay capas y capas de chorreados y colores superpuestos para crear una sensación, un clima. Algunos creen que eso es muy fácil y que cualquiera puede hacerlo. Se nota que no lo han intentado.
Para terminar con mi monólogo ( perdón, pero me entusiasmo mucho en estos temas) admito que existe también el snobismo que pretende hacer arte con lo realmente fácil. Eso no lo defiendo, lo veo con frecuencia y no me interesa.
Como homenaje a la belleza pintada en tiempos pasados, me encanta tu post. En referencia a la defensa de que el arte hiperralista es lo único válido o superior, no estoy de acuerdo, creo que no refleja al siglo XXI.
( Por lo menos hemos discutido algo intesante!)
Un beso.

Graciela dijo...

He recordado que el año pasado escribí un post acerca de la belleza y armé dos slideshows, que se relacionan con lo que hablamos antes:
http://gracielabello-art.blogspot.com/2008/06/qu-belleza-prefieres.html

Mermaid Lullaby dijo...

Hi Juls!
You´re right! This is perhaps why we understand each other so well, in spite of our different culture and language. Art connects people much better than most things in life!

Mermaid Lullaby dijo...

Graciela: Pero qué interesante lo que dices!
Te entiendo bien: el artista necesita expresarse. Pero no sólo necesita expresar la belleza, sino también la duda, el miedo, la frustración, la desesperación,…
Y el oyente, o el lector, o el observador, puede sentirse acompañado y reconfortado al reconocer sus propios miedos, sus dudas, sus frustraciones, en la obra de otros.
En mi caso, yo sí que suelo buscar belleza y armonía en el arte. Y en la gente. Y en la vida en general. Soy una auténtica buscadora de belleza, paz y armonía.
Y este blog es un mero instrumento. Aquí recopilo y ofrezco todo aquello que me hace sentir bien. Puede ser Bouguerau, o Beethoven, o Lorca, o Mortensen, o Savall, o Storni, o el mar... Yo no hago distinción entre épocas, ni defiendo unos estilos sobre otros. Yo sólo intento disfrutar de todos esos tesoros, para mí intemporales y valiosísimos. Yo sí busco ese "edén" del que tú hablas, pero no tiene nada que ver con divinas proporciones. Es mucho más una cuestión de espíritu.

Me pregunto qué y cómo pintaría yo si me dedicara a ello. Probablemente mi obra sería una mezcla de todo lo que aparece aquí, incluyendo mi día a día, mi ciudad, mi tiempo, mis temores, mis dudas, ... y toda la belleza que percibo de este mundo, que es mucha e inagotable!
Lo que me haces pensar, Graciela!

Graciela dijo...

Mermaid: ya sé que eres una buscadora de belleza, lo supe desde que ví tu blog. Todo en él es armónico, estético. Y eso está muy bien.
Mi referencia hacia los estilos de pintura respondía en parte a los comentarios basados en una
exaltación del hiperrealismo, relegando en parte todo arte que no fuera tan perfecto o que demandara tanta dedicación.
Comprendo la idea y en verdad es lo que le agrada a la mayoría de la gente. Por eso los artistas venden mucho paisajes en calma,
árboles, etc.
Desean poner en sus paredes algo que "los tranquilice".
Cuando puedo, intento explicar de algún modo que el arte, aún no siendo bello, contiene un mensaje muy potente.
Hay que saber escucharlo.

Elio Milay dijo...

Entre Leonardo y Pollock, mi cerebro me dice dónde está el maestro y dónde el simple experimentador. Dónde el cenit absoluto de la delicadeza, y dónde la sensibilidad brutal. Y no tendría dudas si tuviera que elegir a quién me llevo conmigo hacia el Alzheimer.

¿Por qué será que a mí SÍ me es posible imaginarme un mundo de belleza y perfección, pese a toda la muerte que me rodea? ¿Quizá porque no estoy contagiado por la cultura que es enemiga de la Naturaleza?

¿O quizá porque vivo rodeado de árboles frutales plantados por mi madre cuando yo nací y escucho el canto de los mirlos por las mañanas?

Por las dos cosas, y además porque me parece que soy más religioso de lo que me imaginaba y asisto a milagros cada día. Milagros que nada tienen que ver con el olor del asfalto caliente ni con la sangre de los mataderos de Buenos Aires.

Graciela dijo...

La dulce Mermaid escribe un post sobre la belleza y sin quererlo, genera una interna absurda, donde estamos hablando de lo mismo con otras palabras.
Yo soy adicta a la belleza, busco el orden en mi casa, en mi taller, a veces en forma exagerada.
Gracias a algunas clases de historia del arte del siglo XX logré entender el oscuro mensaje que había detrás de muchas obras que no son un deleite para los ojos, y que en general no son apreciadas por la mayoría.
Trato de rescatar la validez de ese tipo de obra, sin restar la importancia de estos autores maravillosos.
Elio lo sabe muy bien , acaba de hacer un post sobre las pinturas de
Sábato, que se asemejan bastante al grito de Munch. Él también ha homenajeado hace poco al arte naif, que si bien es un canto a la vida, dista de la perfección de las obras clásicas, casi no requiere técnica, es puro espíritu,
yo lo he pintado durante años pasados y trataré de mostrar algo dentro de poco.
Me alegro de que él viva rodeado de los árboles de su madre, es un privilegio. Yo vivo frente a una plaza con una fuente y un puesto de flores y en mi vida he visto un matadero.
Aclaro que escribo esto con una sonrisa, ya que nos hemos quejado en conjunto de que los comentarios no aportan nada, son puro elogio y nada de opinión y una vez que intento expresar un punto de vista diferente, parece que he cometido un pecado.
Mermaid, disculpa tanto alboroto
en tu casa.
Un beso.

Clover dijo...

hola, muchas gracias por compartir estas obras.
cuando fui al museo de bellas artes en montreal, me impreisonó mucho ver, he de confesar que solo vi el cuadro en pequeñas postales, el cuadro de "corona de flores de 1884". me impactó el rostro de la niña, el realismo, nunca había visto algo tan real, es extraordinario su trabajo!!, ahora me han pedido un tabajo apra la escuela y he decidio volver a buscar sobre william y me he topado con la sorpresa de que la niña del cuadro, "la lección dificil", "paseo a caballo" y la que te cuento, "corona de flores de 1884" es la misma!
tienes idea de quien es la pequeña o por qué la pintaba?
me fascina esa niña!! lo siento, jeje me emociono
bueno si supieras, me gustaría saberlo^^ muchas gracias