domingo, 12 de julio de 2009

Altea.


Tierra y mar
Juan Ramón Jiménez.
(de "Eternidades")

El horizonte es tu cuerpo,
el horizonte es mi alma.
Llego a tu fin:
más arena.
Llegas a mi fin:
más agua.





Hace tiempo que quería explicaros la procedencia de la foto que encabeza este blog, y que hice el pasado mes de mayo en un pequeño pueblo costero de la provincia de Alicante, en la comarca de la Marina Baja: Altea.

Todo es único y especial en Altea: Las calles, que descienden lentamente hacia el mar, sus casas encaladas, la luz que descubre mil tonalidades de azul cada vez que doblas una esquina, la paz que se respira en cada uno de sus rincones. Pintores como Benjamín Palencia, escritores como Rafael Alberti o Vicente Blasco Ibáñez, y otros muchos artistas, han encontrado en Altea un oasis, un lugar perfecto para crear o simplemente para vivir en paz durante largos períodos de su vida.

Curiosamente, su nombre proviene del griego Altahia, que significa "yo curo".
Y, efectivamente, así es: Altea cura, y llena los pulmones de aire limpio, los ojos de mar, el espíritu de luz.
No es de extrañar, por tanto, que se haya convertido hoy por hoy en uno de los refugios favoritos de esta Sirena, que anda siempre tan hambrienta de paz, de belleza y de silencio...

5 comentarios:

Graciela dijo...

Este lugar es un verdadero "spa",
pero natural, no como los que han puesto de moda. Comprendo que artistas y escritores lo hayan elegido como refugio.
Uno debería hacer una escapada a estos sitios casi como un deber para con nuestro cuerpo y nuestra mente, a los que tanto exigimos en el día a día.
Yo me escapo cuando puedo a un bosque cerca del mar donde parece que el tiempo transcurre en otro ritmo. Cuánto lo necesito!

Elio Milay dijo...

Maravilloso. No tengo nada que añadir.

Sólo una pregunta: ¿La foto de cabecera del blog, de la playa de roca, es en Altea?

Mermaid Lullaby dijo...

¿Un bosque cerca del mar? Eso suena muy bien...
Cuando encuentras tu "spa" particular, el tiempo ya no se mide de la misma forma, es cierto. Yo paso un par de días en Altea, y de pronto me siento a años luz de mis preocupaciones.

Elio: La respuesta a tu pregunta está en las dos primeras líneas del texto que acompaña a las fotos.
Sí: La playa que aparece en la foto de más arriba es la misma playa de la cabecera del blog. La primera la tomé acostada en la orilla y la otra cuando me iba, tan feliz y relajada, que más que andar, flotaba.

Me encanta compartir esta belleza con vosotros, de verdad. Es casi obligado mostrar estas maravillas. Si no lo hiciera, me sentiría bastante egoísta.

ॐ Palabras Andantes dijo...

es bellísimo este lugar ... quizás nos demos una vueltita en agosto!!

gracias =)

Mermaid Lullaby dijo...

¡Buena idea! Os va a encantar. Aunque agosto, como puedes imaginarte, no es la mejor época para ir a Altea ni a ningún otro lugar de la costa levantina.
Si las playas son una belleza, la parte antigua del pueblo os va a enamorar...