viernes, 18 de diciembre de 2009

Bokeh.

Curiosamente, después de tantos años de mirar las cosas, acabo de enterarme de que mi forma de mirar tiene un nombre: Bokeh. No sé quién me ha podido enseñar a mirar así. Ni sé si empecé a hacerlo desde el mismo momento en que vi la luz por primera vez. O si he ido adquiriendo esta “técnica” de forma espontánea a través de los años. Pero ahora estoy segura: mi mirada es Bokeh.

Bokeh, pronunciado 'boqué', es un concepto japonés (ぼけ boke), una técnica fotográfica enormemente poética y sugerente. Y, evidentemente, una de mis preferidas, incluso mucho antes de saber que existía como tal. En realidad, Bokeh significa “desenfoque”. Para la fotografía de determinados motivos, es interesante que el fondo quede desenfocado para evitar distracciones al observar la fotografía y resaltar de este modo el motivo. Y es que tan importante es la nitidez de las zonas enfocadas en una foto como el aspecto que presentan las zonas desenfocadas.

Yo sabía que en los retratos, los fotógrafos desenfocan con frecuencia el fondo para otorgar todo el protagonismo al retratado, y evitar fondos que puedan distraer al espectador. Pero, en este caso, cualquier motivo, animado o inanimado, pasa a cobrar la importancia de un ser humano –que ha sido desde siempre el tradicional sujeto del retrato- y queda así elevado a la categoría de protagonista con espíritu propio.

Mientras que unos objetivos muestran los objetos desenfocados como manchas circulares, otros lo hacen en otras formas, colores y contrastes. Estas formas como manchas suaves de color que toman los objetos desenfocados es lo que caracteriza el bokeh de un objetivo.


El Bokeh es, en mi opinión, una técnica fotográfica muy “budista”. Y baso esta afirmación en lo que escuché hace tiempo en una conferencia organizada por la Comunidad Budista Zen de Valencia “Luz Serena” y pronunciada por su maestro espiritual, Dokushô Villalba, sobre “El cultivo de la atención”, que él definía como “la detención de la conciencia”. En aquella ocasión, comprendí la importancia y la dificultad de enfocar la mente y concentrar toda la energía en un objeto, observando cada detalle, diseccionándolo y analizándolo - conscientemente o no - y extrayendo de él todos los datos posibles.



“Las experiencias más permanentemente impresas en la conciencia son aquellas sobre las cuales se ha fijado la mayor suma de atención.” Thompson


“Un acto de atención, esto es un acto de concentración, parece necesario a cada operación de la conciencia, del mismo modo que toda acción visual requiere la concentración o dilatación de la pupila. La atención es para la conciencia lo que la contracción de la pupila es a la vista, y para el ojo de la mente lo que el microscopio o el telescopio, al ojo corporal. Constituye la mejor mitad de todo poder intelectual.” Hamilton



“La atención es mucho más que cualquier diferencia en el poder abstracto del razonamiento; es lo que constituye la vasta diferencia entre las mentes de los individuos.” Brodie


“El hábito más importante que conozco es el atender exclusivamente al asunto que está entre manos. Se dice comúnmente que la educación no puede infundir el genio; sin embargo, la atención conectada, peculiar de todo inventor, es cuestionablemente capaz de acrecentar su poder hasta un grado casi indefinido por la perseverante práctica." Butler


Todos hemos escuchado alguna vez la afirmación de que los hombres son incapaces de hacer más de una cosa al mismo tiempo. Eso es verdad. Pero tampoco creo que la mujer sea capaz de hacerlo. Creo que la mente humana sólo es capaz de atender realmente a un objeto. Pero sí es capaz de pasar de uno a otro con asombrosa rapidez, de forma que puede llegar a parecer que abarca varias cosas al mismo tiempo.



“ Aquella mujer hacía las cosas fácilmente porque les prestaba atención al hacerlas. Cuando amasaba pan pensaba en el pan y no en la moda de su futuro vestido o en el compañero de su último baile." Kay


Así que la fotografía basada en el Bokeh, puede entenderse no sólo como una expresión artística, sino incluso también como una forma de meditación, o simplemente de relajación mental sencilla y muy agradable. Y una alternativa natural y sana al Valium. No hay más que observar atentamente estos ejemplos...