miércoles, 30 de junio de 2010

Hombres solitarios.

"El hijo del hombre"
Renée Magritte, 1964

"Los sentimientos y observaciones del hombre solitario son al mismo tiempo más confusos y más intensos que los de la gente sociable; sus pensamientos son más graves, más extraños y siempre tienen un matiz de tristeza. Imágenes y sensaciones que se esfumarían fácilmente con una mirada, con una risa, un cambio de opiniones, se aferran fuertemente en el ánimo del solitario, se ahondan en el silencio y se convierten en acontecimientos, aventuras, sentimientos importantes. La soledad engendra lo original, lo atrevido, y lo extraordinariamente bello, la poesía. Pero engendra también lo desagradable, lo inoportuno, absurdo e inadecuado."


de "Muerte en Venecia", Thomas Mann

2 comentarios:

Graciela dijo...

Hola sirena!
No debería estar comentando aquí, ya que estoy con mucho trabajo atrasado de pinturas, reuniones de pintores, un congreso, etc. Entre tantas cosas, estoy haciendo un back up de todo mi blog, por las dudas... Al entrar a guardar los post, miré hacia el lateral y la imagen de Magritte me atrajo aquí como un imán. Has ilustrado muy bien con esta pintura el texto de Thomas Mann, de su memorable novela "Muerte en Venecia", que leí hace años y luego ví en el cine. Allí se habla sobre la Belleza, lo puramente estético, las imágenes eran una delicia visual. Esta reflexión
me recuerda a Rilke de algún modo, que casi "obligaba" al artista a refugiarse en su soledad. Sólo desde allí podría crear lo bello, la poesía, lo original.
Pero es muy cierto, y lo he vivido en carne propia, que esa reclusión te vuelve muy creativo, pero te aísla de lo cotidiano. Por eso, creo que es bueno tomar esas "temporadas" dedicadas a la creación, pero VOLVER a la vida real, a las reuniones, las risas, los cafés con amigos. Eso aliviará la tristeza y recargará la energía de los espíritus más sensibles y solitarios.
Si yo no tuviera una pequeña familia como la que tengo, creo que correría el riesgo que aquí se menciona. Pero ellos me "rescatan" del abismo, con sus demandas cotidianas. Y, aunque a veces me quejo, les agradezco mantenerme a salvo.
Un beso grande! Siempre me haces reflexionar! No sé cuántas horas pasaría contigo en una mesa de café....nos echarían cuando cierran.

Mermaid Lullaby dijo...

Agradezco más si cabe tu visita, sabiendo que estás tan atareada. yo tampoco debería estar aquí. Estamos a final de curso y me siento atrapada bajo una enorme montaña de expedientes, cuadernos de notas, memorias y demás papeleos absurdos! Pienso en mis próximas vacaciones, y al menos eso me anima.
Tienes mucha razón: para el artista, como para cualquier ser humano sensible, el secreto está en conseguir un equilibrio entre la soledad y la apertura al mundo. Cada uno debe encontrar su personal método para "recargar energía", como tú dices.
Y... sí! Cuando algún día consigamos vernos para charlar tranquilamente, será mejor que busquemos un lugar tranquilo y bonito al aire libre para evitar que nos echen...