lunes, 4 de junio de 2012

Evocar anhelos.



"Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo, sino que primero has de evocar en los hombres el anhelo por el mar."

Antoine de Saint-Exupéry


Los jóvenes con frecuencia nos dan lecciones de vida. Ellos, con esa avidez de experiencias, con esa impaciencia del que todo lo que quiere ver, tocar, escuchar, saber, conocer.... nos recuerdan la pasión por vivir.

No es posible esa gran Europa que algunos sueñan sin un entendimiento entre seres humanos, de tú a tú. Hay que saber mirarse a los ojos sin prejuicios, sin miedos, y abrirse a una nueva forma de mirar el mundo, a una nueva lengua. Hay que enfrentarse a los pequeños desafíos diarios que supone vivir en un país extranjero. Hay que saber abrirse a la vida. Hay que llegar a comprender con cada célula de nuestro cuerpo, con el alma entera, que todos somos distintos, y todos somos iguales. Que todos buscamos lo mismo: alguien a quien querer, alguien que nos quiera. Y un refugio al que llamar hogar. Eso es todo.

Al fin y al cabo, ¿qué decía Schiller en su Oda? ¿Qué repetía Beethoven, como un eco en su famosa Sinfonía?: Alegría, hermosas chispas divinas. Hombres, hermanos, amigos.

Prometo seguir evocando siempre en mis alumnos el anhelo por otros países, por otras lenguas, que les permitan acercarse más y mejor a otros seres humanos. Evocaré en ellos el anhelo por la vida. Luego llegará el momento del vocabulario y la gramática. Eso será lo de menos.













Freude, schöner Götterfunken,
Tochter aus Elysium,
Wir betreten feuertrunken.
Himmlische, dein Heiligtum!
Deine Zauber binden wieder
Was die Mode streng geteilt;
Alle Menschen werden Brüder
Wo dein sanfter Flügel weilt.

Wem der grosse Wurf gelungen
Eines Freundes Freund zu sein,
Wer ein holdes Weib errungen,
Mische seinen Jubel ein!
Ja, wer auch nur eine Seele
Sein nennt auf dem Erdenrund!
Und wer's nie gekonnt, der stehle
Weinend sich aus diesem Bund.
  

12 comentarios:

Erna Ehlert dijo...

Nos pones unas fotos preciosas.
Da ganas de coger la maleta ya.

Graciela dijo...

Me gusta lo que transmites con tus palabras, me identifico con ese sentimiento. Y por supuesto me encantan las fotos!

inma valderas dijo...

Tienen suerte tus alumnos, no pueden tener una maestra mejor.
Estoy segura de que te recordarán siempre, así como todos tenemos en nuestra memoria a esos profesores que no se contentaron con impartir una asignatura, sino que nos hicieron amarla.

Mermaid Lullaby dijo...

Erna:
Hamburgo es una ciudad maravillosa, muy verde, tranquila, muy libre ("Freie und Hansestadt Hamburg"). Quizás sea por el puerto, que ha mantenido sus puertas siempre muy abiertas al mundo entero, y la ha convertido en un "Tor zur Welt", como ellos dicen. Quizás sea porque llevo más de 30 años visitándola regularmente, o porque cuento con amigos del alma allí. O un poco por todo, pero me encanta.
Te la recomiendo si no la conoces.

Mermaid Lullaby dijo...

Graciela:
Lo que digo de Europa se puede trasladar al mundo entero. Estaba segura de que estarías de acuerdo conmigo.
Tuvimos unos preciosos días, muy soleados. Y eso se aprecia en la luz de las fotos. Pero si las fotos son bonitas, tendrías que ver Hamburgo en directo.
Besos.

Mermaid Lullaby dijo...

Inma: He leído últimamente unas citas geniales sobre "el arte de educar". Por ejemplo, una que dice que "Un buen profesor es como una vela; se consume mientras ilumina el camino para otros." O la de William Ward: "El profesor mediocre cuenta, el buen profesor explica, el gran profesor demuestra, y el profesor excelente inspira." Pero quizás la que mejor resume lo que yo querría ser es ésta de Mark Twain: "La gente realmente grande te hace sentir que tú también eres grande."

Mis mejores profesores fueron aquellos que me hicieron sentir que yo podía aportar cosas al mundo, que podría ser feliz en la vida y hacer felices a otros. Ellos sí que eran grandes.

Un abrazo!

Eva Ferrer dijo...

Gracias por pasearnos por las nubes, Hamburgo, sus hermosos parques, sus flores y hasta invitarnos a una deliciosa merienda, seguro que te has sentido acompañada por nosotras.
¡Ay dichosos aquellos que vuelan libres a través del viento!
Qué fotos tan especiales, también esconden tu lenguaje y reflejan que disfrutaste mirando la vida con el corazón.

Mermaid Lullaby dijo...

Gracias Eva! Allá donde estoy, me siento acompañada por mis amigas!

Hay otra forma de ver la vida? Yo no la conozco. Besos!

Mermaid Lullaby dijo...

Por cierto: Esa copa de helado con frutas del bosque era pura ambrosía! Caprice des Dieux!

Chepa dijo...

Hola muy lindo tu blog, de donde sos

Erna Ehlert dijo...

La segunda foto desde el aire parece la bahia de Pollensa y Alcudia.

¿es?

Saludos

Mermaid Lullaby dijo...

Puede ser, Erna. Volamos desde Valencia via Mallorca.