jueves, 30 de agosto de 2007

SAAAAL- SA!!!!

A petición de familiares y amigos, y aunque en principio pretendía ser un secreto que me llevaría a la mismísima tumba, aquí va la receta de la salsa que inventé hace unos días para compartir en nuestra cena-despedida a base de patatas, cebollas y mazorcas de maíz asadas a la brasa:

Para unos cinco comensales:

- Dos cucharadas de postre de carne de pimiento choricero (la venden ya preparada en botes)
- Dos cucharadas soperas de almendra molida.
- Una cucharadita de postre de curry.
- Una cucharadita de hierbas provenzales.
- Un buen chorro de vinagre (más o menos cantidad según gustos)
- Aceite de oliva abundante.
- Miga de pan.
- Sal.

Se trituran bien todos los ingredientes, y se va probando para añadir más o menos aceite, vinagre y sal para que la salsa se adapte al gusto de los comensales.

Por cierto, la salsa no ha sido bautizada todavía oficialmente, así que se admiten sugerencias. Provisionalmente, la llamaremos "Baturnesa", según sugerencia de mi siempre ocurrente amigo Vicente. Dado que la salsa nació en tierras baturras, me parece bastante acertado.

Este es aproximadamente el aspecto final que presenta la baturnesa:


3 comentarios:

Lolobach dijo...

Creo que es la salsa más sabrosa y exquisita que he probado nunca, realmente para chuparse los dedos y aunque podríamos intentar buscar un nombre original yo voto por el que puso Vicent “baturnesa”, nombre origen al lugar de creación, aunque igual a alguien de los que también la probasteis os inspira otro y a los que aún no la habéis probado intentar hacerla y luego decís, pero me temo que el ALMA que le añadio la maîtresse (ahí está el secreto) será difícil igualar. Por que si, tiene secreto. Enhorabuena “ARTISTA”.

1 voto para BATURNESA

Anónimo dijo...

Ciertamente la salsa estaba buenísima. Aunque soy de los que pienso, al igual que Il Divo no cantan ellos, que la salsa era del Ikea. Que nooooooooo es broma. La salsa salió de las maravillosas manos de esa gran maestra de los peroles y los fogones que es Ana. El nombre puede valer, tambien podría ser salsa cosanesa o teruelesa o ananesa o borolesa o marinesa o verbenesa o charanguesa o lullabynesa. Ciertamente el nombre no importa mucho, sólo es eso un nombre. Lo realmente importante ha sido poder compartir mesa y mantel con todos vosotros este verano, ha sido un verdadero placer. Gracias por todo.
Besosmil...

Anónimo dijo...

Estará buena la salsa con los revollones?