domingo, 2 de septiembre de 2007

Esta es la luna del final de agosto. Hace poco, caminando hacia el pueblo después de uno de nuestros paseos nocturnos, mirábamos la luna llena, redonda, brillante, que iluminaba el camino de forma espectacular.
Ahora me pone un poco triste mirarla. Cuando era pequeña, me contaban que la luna es mentirosa. Cuando describe una "C" con su forma, parece que dice que crece. Y es justo lo contrario. Crece cuando su forma recuerda a la "D" de "decrecer". Así que ahora nos muestra su faceta mentirosa. ¿O será que, tras su plenitud, a la luna también se le han acabado las vacaciones y estará un poco "de capa caída", como yo?