miércoles, 5 de septiembre de 2007

Retornos de lo que no fue. Rafael Alberti.

Así le habla Alberti al mar (o quizás debería decir "la mar"). Como si de una mujer se tratara...



Tú esplendías muy sola. Cuando hablabas,

la soledad dormía en tu silencio.

Eras bella y lejana,

inmóvil vela abierta,

muda en el horizonte,

ansiosamente siempre deseada,

sin poder llegar nunca hasta la arena.

Yo te quise, te quise. Pero eras

luz inasible, inalcanzable. Huías,

último dulce sol, perdido rastro

en la raya del mar, dejando sólo

tu silencio en lo oscuro.

Yo amaba tu silencio,

aquel visible arcano de palabras no dichas,

tus ojos largos, hondos sin miradas,

los pulsos encendidos de tu sangre,

todo lo que ocultaba tu belleza,

tan delicada y triste,

ilusión que no pudo hablarme nunca.

Retorna ahora, vuelve

desde tanta distancia,

vuelve y dime por fin lo que nunca dijiste,

lo que tal vez tan sólo era solo silencio.



(de "Todo el Mar")

RAFAEL ALBERTI