martes, 18 de septiembre de 2007

¡Sopla!

Seguro que alguna vez has encontrado un "abuelito" flotando en el aire y has pedido un deseo. Yo lo he hecho desde niña, y ya le he enseñado a Marina a hacerlo.
Hoy voy a cerrar los ojos y voy a soplar a un "abuelito" imaginario. Porque ya he dejado atrás la centésima entrada en mi blog. Ahí había quedado aparcado desde hacía algunos días. Pero no porque lo haya olvidado. Es que ha comenzado el curso, y entre la casa y el cole últimamente no tengo ni un ratito de descanso. Pero aquí estoy de nuevo.
Podría quejarme, y decir que no os animáis a hacer comentarios. Pero no lo voy a hacer. Porque sí tengo "comentaristas" fieles que me alientan a seguir adelante (gracias y mil veces gracias por vuestras aportaciones, vuestro cariño y vuestro tiempo) Y también porque casi todos aquellos en los que pienso cuando escribo, me habéis expresado de viva voz en algún momento a lo largo de estos meses (algunos en repetidas ocasiones) vuestro interés porque el Mermaid siga su andadura. Por alguna razón no os animáis a comentar lo que pensáis. Sinceramente, no acabo de entenderlo. Pero, de algún modo os siento allá, al otro lado. Y por eso, voy a seguir escribiendo. Por eso y porque ya no puedo dejar de hacerlo. Este blog se ha convertido en una parte de mí misma a la que ya no puedo renunciar.
Cuántas veces se me atragantaban antes las ideas, los sentimientos, por no poder expresarlos a tiempo. Cuántas veces leía un poema, o escuchaba una canción, y me gustaba tanto que hasta me notaba el corazón latir más fuerte, y me moría por compartirlo.
Voy a cerrar los ojos, y voy a soplar... Y, por una vez, haré público mi deseo:
Deseo que sigáis ahí, ocultos tras el misterio de esta pantalla, y sigáis escuchando cómo late mi corazón. Y que leais este Mermaid que es tan mío como vuestro. Deseo que siga habiendo cosas que me hagan vibrar, y que desee compartir. Y deseo encontrar las palabras justas para que todos esos tesoros os lleguen y os traspasen como a mí.

1 comentario:

Lolobach dijo...

Yo también soplo cada vez que enciendo el ordenador y espero encontrarme con un nuevo poema o canción o ese artículo que has leído y que te inspira a escribir un brillante comentario y me consta que como yo otros enganchados a tu blog también lo hacen, pero dales tiempo que tarde o temprano se quitaran esa vergüencita y también sentirán la necesidad de entrar, comentarte algo y de verdad formar parte de este maravilloso mundo Mermaid. Ánimo a todos!!
Te regalo esta canción de Barry White en la que creo te describe como nadie.

My first, my last, my everything.
And the answer to all my dreams.
You're my sun, my moon, my guiding star.
My kind of wonderful, that's what you are

I know there's only, only one like you.
There's no way, they could have made two
You're all I'm living for,
Your love I'll keep for evermore,
You're the first, you're the last, my everything.

In you I've found so many things
A love so new only you could bring
Can't you see if you,
You'll make me feel this way.
You're like a first morning dew on a brand new day.
I see so many way that I
can love you,Till the day I die.
You're my reality, yet I'm lost in a dream.
You're the first, the last, my everything
* Instrumental *

I know there's only, only one like you.
There's no way they could have made two.
Girl you're my reality
But I'm lost in a dream
You're the first, you're the last, my everything