jueves, 17 de julio de 2008

Eileen Caddy y La Voz Interior

Eileen Caddy, junto con su esposo Peter, creó en 1969 la Fundación Findhorn en el norte de Escocia, guiada por lo que suele llamar "La Voz interior". La Fundación es el foco permanente desde donde irradia su enseñanza por todo el área de habla inglesa. En la actualidad, más de doscientas familias viven y trabajan allí para la difusión de la misma.

"Ayudar a un alma en el camino espiritual, no es hacer el trabajo por ella, sino enseñarle a encontrar su propia guía. Esto se consigue con el silencio, el aquietamiento diario, mental y físico, que permita revelarse a la sabiduría que lleva dentro cada ser humano. Sólo así, abriendo las puertas de nuestro interior, podrá conocerse la propia VOZ INTERIOR".
Durante nuestra luna de miel, en la que realizamos un precioso recorrido por Escocia, tuvimos la oportunidad de visitar Findhorn. Si Escocia destila ya de por sí una magia y un misterio especial, lo que sentimos al llegar a Findhorn fue una sensación aún mayor de paz, de sosiego que nos atrajo inmediatamente. No me extraña que la gente vaya a visitarlo y acabe quedándose.
Eileen Caddy murió el 13 de diciembre de 2006. Fue una mujer sencilla, trabajadora y realizó una significativa aportación a nuestros tiempos. La comunidad de Findhorn que ella ayudó a fundar es un ejemplo en nuestro mundo de lo que significa vivir en contacto con la naturaleza interior y respeto por la naturaleza exterior.

Este es un fragmento de "La Voz interior". Probablemente, a todos los hayáis leido el famosísimo best seller "El Secreto", tan de moda actualmente, os va a sonar mucho...
"Tus pensamientos de abundancia determinan si tus necesidades van a quedar satisfechas o no. Cuando piensas en términos de pobreza, y cuando permites que aniden en tu conciencia el miedo, el temor, la preocupación, la inferioridad, la avaricia, el egoísmo y la ansiedad, al igual que cuando te aferras a esos estados negativos, atraes lo peor hacia ti. Cuando piensas como pobre, eres pobre, pues te privas de todas las cosas buenas de la vida que son tuyas si reajustas tu forma de pensar y la actitud hacia ellas. Comienza ahora a pensar en términos de prosperidad. Considera que todas tus necesidades están quedando satisfechas de un modo maravilloso. Niégate a considerarte carente de algo, porque si careces de algo, la falta está en tu propia conciencia. ¿Por qué detener el flujo de un suministro abundante, ilimitado, por medio de tu conciencia limitada, constreñida? Cuando comiences a entender y a aceptar de dónde procede todo, y cuando puedas dar gracias por todo de un modo libre y gozoso, no carecerás de nada absolutamente."
("La Voz Interior")