martes, 28 de octubre de 2008

Y ahora... RUGBY!!!

Partido del UCV contra el CEU San Pablo. Martes 28 de octubre.
Elías con el balón

También bajo la lluvia. "¿Somos hombres o qué somos?"

El casco evita los estirones de pelo. Algo es algo...
Agarrón.

Está claro que Elías ha nacido para hacer deporte. Por eso se encuentra como pez en el agua haciendo la carrera que ha elegido en la UCV: Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.
Y por si fuera poca novedad eso de pasar del colegio a la universidad, este curso también ha cambiado de deporte. Y se ha metido a jugador de rugby en dos equipos distintos: el CAU y el de la UCV.
Cuando vamos a verlo a un partido, no sé si mirar y disfrutar de esas carreras en las que me recuerda siempre a un caballo trotón por la potencia de sus muslos, o taparme los ojos cuando le hacen un placaje o acaba aplastado bajo un montón de carne humana sudorosa. Y eso por no hablar de los violentos agarrones de camiseta, de los empujones, de los duros gestos, de los gritos estilo vikingo y de la continua amenaza de esos jugadores-armario, auténticas apisonadoras en el campo.
Es un deporte curioso este del rugby. Dicen que es un deporte de caballeros. Pero a mí, esos chicos robustos y casi siempre llenos de barro que se empujan y se quitan el balón a estirón limpio, me recuerdan más bien a un pelotón de niños juguetones que no están dispuestos a compartir el balón con la otra pandilla y para conservarlo son capaces de pegar mamporros a diestro y siniestro. Ahora, jugando al rugby, no sólo tienen el permiso de hacerlo, sino que cuanto más brutos sean y menos piedad tengan del contrario, más aplausos arrancan al fervoroso público.
Es cierto que nunca se ve un mal gesto. Y que, gane quien gane, siempre acaban estrechándose la mano y haciéndose un pasillo mutuamente para mostrar su respeto por el contrario. Y que con frecuencia, tras el partido llega lo que oficialmente se llama "el tercer tiempo", en el que el equipo anfitrión invita al visitante a unas cervezas en el bar más próximo. Todo eso es cierto.
Pero yo prefiero ver a mi hijo enfrentarse a las olas. Es mucho menos violento. Y mucho, mucho más limpio...

1 comentario:

Carpe Diem dijo...

Yo que siempre he jugado a basket casi ni sabía que existía el rugby, vamos que no me interesaba, pero hace años un amigo nos presentó a su novia inglesa y en una tertulia deportiva de “tíos” dice: “El rugby si que es un deporte de hombres”. Nos quedamos todos sin saber que decir. Ahora que me estoy acercando a este deporte me doy cuenta, no sólo de la hombría, si no, de las muchas virtudes del rugby. Y he encontrado unas frases muy buenas.
- Las chicas juegan al hockey, los chicos juegan al fútbol, los hombres juegan al rugby.
- El fútbol es un deporte de caballeros jugado por salvajes.
El rugby es un deporte de salvajes jugado por caballeros.
- Dentro de una cancha de Rugby no existen los amigos. Enfrente contrincantes, a tu lado HERMANOS.
- Un campo de rugby no es un trozo de césped, es un trozo de vida.
- Si el rugby es sólo un deporte, el corazón es sólo un órgano.