jueves, 12 de febrero de 2009

"Canción para mi hijo". Rabindrantah Tagore.






Mi canción te envolverá con su música hijo mío, como los brazos entrañables del amor; te tocará la frente como un beso de bendiciones.
Cuando tú estés solo, se sentará a tu lado y te hablará al oído.
Cuando estés entre la gente, te cercará para aislarte de ellos.
Mi canción será como unas alas para tu sueño y se llevará tu corazón hasta el fin de lo ignorado.
Cuando la noche negra se eche en tu camino, mi canción será sobre tu frente como la estrella fiel; se sentará en las niñas de tus ojos y guiará tu mirada hasta el alma de las cosas.
Cuando mi voz se calle con la muerte, mi canción te seguirá hablando en tu corazón vivo, me convertiré en un aire delicado para acariciarte, seré las onditas de agua cuando te bañes y te besaré, y te besaré sin descanso.
En las noches de huracán, cuando la lluvia rumoree en las hojas, oirás desde tu cama mi susurro.
Y mi risa brillará con el relámpago en tu ventana abierta...

Rabindrantah Tagore

8 comentarios:

Carpe Diem dijo...

Precioso texto para no menos preciosas fotos. Maquillada, sin maquillar, con nariz de payaso, sin perder la sonrisa aún en aprietos, soñando, dibujando…Vaya niña tan guapa. Igual que su mamá. La pequeña Sirena atenta a las enseñanzas de Mamá Mermaid.
Esa postura tan espontánea para dibujar…

Creo que tienes una artista en la familia.

Felicidades!!

La Fiera de mi Niña dijo...

Preciosa canción Mermaid,
Casi tan preciosa como tu nena, me alegro de que disfrutes de esos momentos porque son como la sal de la vida, la sal del mar que cura y alivia, la sal que encanta a las sirenitas. Con cariño Verónica.

Mermaid Lullaby dijo...

Eso espero: pocas cosas me harían más feliz que tener una hija artista. Es pronto para asegurarlo, pero sí que veo ya algunas pistas: el placer de crear, la sensibilidad, el detallismo, la capacidad para reconocer la belleza, especialmente en las cosas pequeñas, su alegría constante, su curiosidad... El tiempo lo dirá. Yo haré lo que pueda para incentivar en ella el gusto por el arte.

Mermaid Lullaby dijo...

Gracias, Verónica. Intento ser consciente cada minuto que pasa de la suerte que tengo de tener a Marina. Sí que es verdad que mi niña me cura y me alivia a diario.
Un abrazo.

JULS~ dijo...

What a beautiful little girl! She looks sun kissed & happy! I remember coloring & painting with my girls when they were *babies*. We'd go on walks around the block or to the park with the duck pond. Now, they are 18 & 21! It seems like it was only yesterday!

Elio Milay dijo...

Pues si te cura y alivia, dile a Marina que te cure el mal humor, mujer. Ah, claro, que no puedes. Ahora duerme. Bueno, pues mañana.

¿Es que no conoces ya cómo es el cangrejo Sebastián? ¿Todavía te molestas cuando digo una tontería intempestiva? Nadie deja comentarios más bonitos que tú en el blog de los azules. Bueno, a veces los igualan en energías positivas, pero nunca te superan.

Perdóname por no ser más normal y caballeroso. En vez de responderte con la misma intelgencia, amabilidad y cariño que tú ofreces, salgo con ironías sin gracia. Lo siento.

¿Sabes lo que pasa? Que has puesto música muy melancólica aquí y estás hipersensible, chavala. ¡Te zambulles a la mínima!

Perdóname si te molesté. Yo trato de usar el humor y no me sale. Mejor me retiro de gracioso.

Que sepas que te quiero mucho y que adoro cada pequeño píxel de tu blog. Eres una persona maravillosa. Muy susceptible, pero maravillosa igualmente.

Mañana le das recuerdos a Marina de parte del pintamonas. Y no te enfades conmigo, mujer. Don't worry, be happy... ¡Que yo soy vuestro amigoooooo!

Elio Milay dijo...

Y corrija usted el nombre de Tagore en esta maravillosa entrada, hágame el favor.

No lo tomaré en cuenta para la nota final de la asignatura, porque sé que ha sido solamente un despiste tipográfico. Puede estar tranquila. No, no tiene que escribirlo 100 veces en la pizarra. Esos tiempos ya pasaron. Salga usted al recreo, que la están esperando sus amigas para columpiarse en la boya.

De nada, de nada. Es usted muy aplicada, siga así. Ande, vaya a jugar con los delfines.

Mermaid Lullaby dijo...

¿No habíamos quedado en que se retiraba Vd. de gracioso, señor profesor?
Hace ya mucho que acabó el cole para mí, mister Milay. Y no necesito notas finales.La vida ya se encarga cada día de calificarme.
Y siento decirle que no pienso corregirlo. Las sirenas también se equivocan.
Por ahora no pienso emerger. Estoy tan enfadada que hasta Neptuno lleva evitándome todo el día. A pesar de la música.
Ya se me pasará.