sábado, 7 de marzo de 2009

Die blaue Blume - La Flor azul.

Novalis (1772/1801) creó el misterioso símbolo de “La Flor azul” (“Die blaue Blume”) en su romance medieval Heinrich von Ofterdingen (1802). La Flor azul apareció a partir de entonces repetidamente en la música, la literatura y en general en el arte romántico durante todo el S.XIX.

La Flor azul simboliza en el Romanticismo el anhelo de algo lejano y difícil de alcanzar, como lo haría un mágico castillo medieval envuelto en la niebla de un bosque, un templo oriental que aparece como por encanto en una isla desierta o una misteriosa sirena lanzando al océano su canto lastimero. Para Novalis, representa el deseo de unión entre la realidad y la fantasía, la razón y el sentimiento. En el azul del horizonte (del cielo, del mar, ...) se dibuja el anhelo de belleza y armonía, que se hallan a una distancia que parece imposible de alcanzar.

"Die blaue Blume ist aber das, was jeder sucht, ohne es selbst zu wissen, nenne man es nun Gott, Ewigkeit oder Liebe.”
(R.Huch)
("La flor azul es aquello que todos buscan sin ser conscientes de hacerlo, llámese Dios, Eternidad o Amor". R. Huch)

Pero en Heinrich von Ofterdingen, la Flor azul simboliza claramente el amor.
Cuanta el romance que, tras un encuentro con un extraño, el joven Heinrich sueña que camina por un paraje extraño y entra a una cueva que contiene una brillante flor azul, rodeada de cientos de flores de diferentes colores. Pero Heinrich sólo tiene ojos para la flor azul, que contempla lleno de ternura.

"(...) Der Jüngling lag unruhig auf seinem Lager, und gedachte des Fremden und seiner Erzählungen. Nicht die Schätze sind es, die ein so unaussprechliches Verlangen in mir geweckt haben, sagte er zu sich selbst; fern ab liegt mir alle Habsucht: aber die blaue Blume sehn' ich mich zu erblicken. Sie liegt mir unaufhörlich im Sinn, und ich kann nichts anders dichten und denken. So ist mir noch nie zu Muthe gewesen: es ist, als hätt' ich vorhin geträumt, oder ich wäre in eine andere Welt hinübergeschlummert; denn in der Welt, in der ich sonst lebte, wer hätte da sich um Blumen bekümmert, und gar von einer so seltsamen Leidenschaft für eine Blume hab´ ich damals nie gehört. (...)"
"(...)El joven permanecía echado en su lecho, y recordaba al extraño y sus narraciones. No son los tesoros los que han despertado esta nostalgia indescriptible en mí, se decía a sí mismo: lejos de mí se halla todo afán de riqueza: pero anhelo volver a ver la flor azul. Ella permanece insistentemente en mis pensamientos, y no puedo imaginar ni pensar en otra cosa. Nunca me había encontrado en este estado: es como si hubiera soñado, o como si adormecido, hubiera traspasado la frontera a otro mundo; pues en el mundo en el que yo solía vivir, ¿quién se hubiera preocupado por las flores? Y nunca antes había oído hablar de una pasión como ésta hacia una flor.(...)"

Esa flor azul es una especie de mezcla entre una planta, un ser humano y un espíritu bondadoso que le llena de melancolía.
Más tarde, Heinrich conoce a Mathilde y tiene la impresión de haberla amado desde mucho antes, porque ve reflejada en su rostro aquella flor azul.

"Ist mir nicht zumute wie in jenem Traume, beim Anblick der blauen Blume? Welcher sonderbare Zusammenhang ist zwischen Mathilden und dieser Blume? Jenes Gesicht, das aus dem Kelche sich mir entgegenneigte, es war Mathildens himmlisches Gesicht..."
"¿Acaso no me siento como en aquel sueño, ante la visión de la flor azul? ¿Qué maravillosa conexión existe entre Mathilde y aquella flor? Aquel rostro, que desde el cáliz hacia mí se inclinaba, era el rostro celestial de Mathilde..."

Joseph Von Eichendorff escribió también un poema llamado “La Flor azul”.

Ich suche die blaue Blume, Busco la Flor azul,
Ich suche und finde sie nie, La busco y nunca la encuentro,
Mir träumt, dass in der Blume Sueño que en ella
Mein gutes Glück mir blüh. Florece mi buena suerte.

Ich wandre mit meiner Harfe Camino con mi arpa
Durch Länder, Städt und Au'n, Atravieso países, ciudades y vegas
ob nirgends in der Runde Y alrededor nunca veo
Die blaue Blume zu schaun. La Flor azul.

Ich wandre schon seit lange, He caminado ya largo tiempo
Hab lang gehofft, vertraut, He anhelado, confiado,
Doch ach, noch nirgends hab ich Pero ¡ay! todavía en ningún lugar
Die blaue Blum geschaut.
He visto la Flor azul.

1 comentario:

JULS~ dijo...

I love the color, cobalt blue, especially flowers & glass. I wish I had taken a photo of my purple-blue field flowers with cattails and an old fence in the background. (in my back yard) The sunlight and colors were perfect but I didn't have time to organize my camera and missed it! The next day, the flowers had lost their color. It would have been a very cool photo!

Looking forward to the Blog Candy from you -- cannot wait! Jeannie sent me some beautiful handmade cards that I'll be posting soon.

{Hugs}