miércoles, 11 de marzo de 2009

A una Ana (que no soy yo).

Venus Verticordia.
Dante Gabriel Rosetti. 1868
Un amigo que sabe cuánto me gusta la poesía, ha intentado hoy deslizar misteriosamente dentro del bolsillo de mi chaqueta un papelito con este soneto de Juan Rufo escrito a mano. Probablemente pretendía que me pasara el día preguntándome de dónde procedía el "regalito".
Pero le he pillado "in fraganti" y ha confesado...
Los amigos con mucha, muchísima frecuencia, tienen la clave para alegrarte el día!
Lo que está claro es que, en común conmigo, esta Ana sólo tiene el nombre, porque amigo...
"no osaría yo imaginar siquiera
que tantos halagos y dulces cantos
sobre mi humilde persona cayeran..."
A UNA ANA

Di, Ana, ¿eres Diana? No es posible,
que eres fecunda y eres más hermosa.
¿Eres, por dicha, el Sol? Tampoco es cosa,
aunque sola, a tu sexo compatible.

¿Eres Belona bella? Fue terrible;
ni Venus, que era fácil, aunque diosa.
¿Pues qué serás, oh imagen milagrosa,
si el ser humana y tal es increíble?

Serás Diana, Ana, en la pureza,
Febo en el resplandor y en la alegría;
en valor Palas, Venus en belleza;

y mujer a quien dio más que podía
la atenta y liberal Naturaleza
que, en hacerte, más hizo que sabía.

JUAN RUFO

5 comentarios:

Elio Milay dijo...

Juan Rufo (n. Córdoba, 1547-1620) fue un escritor español.

Era hijo de un tintorero apellidado Rofos. Viajó a Portugal para esconderse por ciertas irregularidades administrativas. Cambió su apellido Gutiérrez en Rufo, variando el Rofos de su padre. Vivió en Toledo y en Sevilla, en Madrid y en Nápoles. Perdió buenamente el tiempo como estudiante en Salamanca. Sufrió varios encarcelamientos por aventuras galantes y toda su vida fue una lucha continua por salir de sus deudas de juego. Fue jurado de su ciudad, Córdoba, cargo al que renunció nueve veces, y cronista de Don Juan de Austria, al que acompañó en la campaña de Granada contra los moriscos sublevados (1568). En la batalla de Lepanto estuvo en la misma galera de este famoso general, y sobre dicha experiencia compuso su poema épico la Austríada (1584, reimpreso rápidamente dos veces más y elogiado por Cervantes en el escrutinio de la biblioteca de Don Quijote como uno de los tres mejores libros castellanos en verso heroico y una de las más ricas prendas de poesía de España). Muerto su padre regresó a Córdoba y se hizo cargo de la tintorería familiar. Su hijo Luis Rufo (1581-1653) también sobresalió en las letras: fue poeta y pintor.

Obras

La Austríada (1584) fue alabada por autores contemporáneos como Luis de Góngora o Miguel de Cervantes. En sus primeros dieciocho cantos se limita a versificar la Historia de las guerras de Granada de Diego Hurtado de Mendoza, que conoció manuscrita, y en lo que respecta a la batalla de Lepanto dispuso del mismo Juan de Austria como fuente, pero su valor poético no es muy elevado, pese a que el autor empleó diez años en retocarla y pulirla. Frente a otras obras del género, su estilo no se presenta excesivamente deudor de la retórica; lo que más utiliza son anáforas, símiles e interrogaciones retóricas, por lo cual se presenta como más accesible al lector que otras obras del género. Sigue fielmente la cronología y se muestra realista y poco deudor de la épica italiana, de la cual sólo toma como modelo a Ludovico Ariosto. De Toledo salieron Las seiscientas apotegmas (1596) que suponen uno de los primeros ejemplos de literatura epigramática en lengua española: dichos, aforismos, breves y brillantes reflexiones, en las que, además de la sagacidad y sensibilidad de su autor, se encierra la vida cotidiana de una época. Pese al título, consta de 707 apotegmas; sigue como modelo la Floresta española de appthegmas de Melchor de Santa Cruz, aparecida en 1574. Aunque coinciden generalmente en contenido y estilo, la obra de Rufo es más moralista y carece de esstructura temática. Es una obra de todo punto erasmista . La obra está escrita con un gran dominio de la lengua y revela en el escritor a alguien muy dotado para el ingenio y la frase aguda, que le valieron al autor los elogios de Baltasar Gracián.

Wikipedia dixit.

JULS~ dijo...

Ola Mermaid!

That is a beautiful work of art! You may already know of Royo, as I believe he's from Valencia, Spain! A neighbor of mine showed me a tear sheet of his serigraphs and I fell in love and often look him up online to see his new works of art.

Here's one of my favorites:

http://www.royoart.com/royoart/3029.htm

Have you heard of Royo?

Mermaid Lullaby dijo...

Hi, Juls.
No, I had never heard of Royo before. But I´ve just had a look at his webpage.
I think I prefer his last project, "Ingrávidos".
As for the rest, I prefer other Mediterranean painters, such as Sorolla, who´s our greatest artist in Valencia and in the whole world. He really succeeded in catching and reflecting our light, our traditions and our culture on his paintings.
Looking at his paintings in a museum is impressive. He was a genius!
Last year, there was a beautiful exhibition here in Valencia. We had to wait at the queue for one hour! People from all over Spain and the rest of the world came to see it. I can tell you, it was really worth waiting for so long!

Anónimo dijo...

Tu siempre tan modesta.
Seguro que alguna vez te han dicho que “eres un encanto”.
Un beso.

JULS~ dijo...

Sorolla is wonderful! Royo is a contemporary artist and still living. His bio says that he's compared to the greats, of which Sorolla would be included I'm sure. There was an absolutely stunning portrait of a woman he did for an exhibition but it's not shown on his website. It was of Eastern influence and the dress, style was intriguing. Very different from the portraits of his wife and daughter that he typically does. I wrote him and asked him to vary his work (ha!) because I do get a little bored with similar portrait ideas. But there is something I find very warm and sincere in his work. Most likely because it involves the people he loves best.

{xoxo} Juls~

p.s. I mailed your gift yesterday! Hope it arrives to you safely!