viernes, 4 de septiembre de 2009

Die St. Nikolai Kirche. - La Iglesia de San Nicolás (Hamburgo)


Como complemento al interesantísimo artículo publicado por mi amigo Elio Milay en su blog.
http://moon-spirits.blogspot.com/

La iglesia neogótica de San Nicolás (St. Nikolaikirche) fue una de las cinco iglesias luteranas principales de Hamburgo. Ahora en ruinas, sirve como triste recordatorio del desastre que para Hamburgo supuso la Segunda Guerra Mundial. La iglesia llegó a ser el edificio más grande del mundo entre 1874 y 1876, y hoy día es todavía el segundo edificio más alto de Hamburgo.



La condición actual de la Nikolaikirche es resultado de los bombardeos aliados aéreos durante la Segunda Guerra Mundial, y su parcial restauración en la década de los años noventa. La fundación "Rettet die St.Nikolaikirche" . ("Salvad la iglesia de San Nicolás") es la responsable de esta restauración, del mantenimiento de la estructura, y de la organización de eventos y muestras en el área de la iglesia. En 1987, la torre y algunos lienzos de pared se convirtieron en monumento contra la guerra, instalándose un carrillón de 61 campanas en su torre en 1993, que hoy resuena solemne y profundo atravesando las calles del mismísimo centro de la preciosa ciudad de Hamburgo.



Ningún ser humano en todo el mundo / puede cambiar la verdad. / Sólo puede buscarla, / encontrarla, y servirla / La verdad está en todas partes.

Dietrich Bonhoeffer


Pocas iglesias impresionan tanto como la de St. Nikolai. Los visitantes guardan un elocuente y respetuoso silencio cuando se encuentran en este recinto. Sus ruinas, atesoradas hoy y mimadas en extremo por los hamburgueses, guardan efectivamente la memoria viva de los inocentes. Quizá sea eso lo que te obliga al silencio, lo que te aprieta el corazón mientras caminas por su suelo empedrado sin un techo protector sobre tu cabeza. Allí sientes que el horror no está tan lejos después de todo. Y admiras todavía más a aquellos que han sufrido la injusticia de una guerra y han sabido, sin embargo, sobreponerse y crear maravillas sobre el dolor y la destrucción.


La escultura "Die Prüfung" ("La Prueba"), fue creada por la artista hamburguesa Edith Breckwoldt para un monumento conmemorativo en Sandbostel (Baja Sajonia). En Sandbostel estuvo situado uno de los mayores campos de concentración nazis. Más de 50.000 personas de todas las nacionalidades encontraron allí la muerte. El pedestal fue construído con ladrillos provenientes de los barracones de los prisioneros, recogidos por los propios alumnos del colegio de Sandbostel. Sandbostel fue también la última estación para unos 10.000 prisioneros del campo de concentración de Neuengamme de Hamburgo.

4 comentarios:

Elio Milay dijo...

Galya Nikolova me ha enviado fotografías de un viaje suyo a otro monasterio ortodoxo búlgaro. Las publicaré en el blog mañana, junto a su pintura. Y para enlazar pondré tus fotos de la iglesia de San Nikolai en Hamburgo. Siempre me lo ponéis en bandeja.

Maravillosa información e imágenes increíbles. Deberías poner una marca de agua y registrarlas, tú eres una artista de la fotografía.

Mermaid Lullaby dijo...

Reconocí en seguida la iglesia de St. Nikolai en ese video de Hamburgo. Luego incluso es nombrada en esas frases breves que aparecen de vez en cuando. (Concretamente dice que uno de los barrios más dañados fue el que se encuentra alrededor de la iglesia de San Nicolás, es decir, el corazón de la ciudad).
Por eso se me ocurrió publicar estas fotos, que no puse en mi primer post sobre Hamburgo.

No sabes cómo me duele ver esas imágenes. Tengo mucho cariño a esa ciudad, que forma parte importante de mi historia personal. Y parece un verdadero milagro que Hamburgo sea hoy día la ciudad que es, así de preciosa y pacífica. Te recomiendo que la visites algún día para comprobarlo. Estaré encantada de asesorarte si decides hacerlo.

Carpe Diem dijo...

Felicidadaes, Ana-Elio-Elio-Ana, formidable reportaje histórico-fotográfico y genial conexión sobre este tema entre vuestros blogs.

A pesar de tantos…una de las ciudades más bonitas y con más encanto de Europa.

cclaridad dijo...

De todo lo que he aprendido con tus notas (recien te estoy conociendo), esto es lo que más profundamente me ha conmovido.

Tampoco conocía a Dietrich Bonhoeffer. Comencé a buscar ávidamente sus textos y documentos, testimonios y libros.
Para mi él ha sido un gran descubrimiento que ha venido a revitalizar mis propias creencias y mi fe.

Nuevamente gracias por tu trabajo y por el tiempo que le dedicas. Desde el último rincón del mundo te envío un abrazo