domingo, 10 de enero de 2010

Alfabeto emocional.


El doctor Juan Hitzig, profesor de Biogerontología en la Universidad Maimónides de Buenos Aires, ha elaborado lo que él denomina el "Alfabeto emocional SARD". Mediante el estudio durante años de cincuenta longevos saludables, definió cómo las conductas y las actitudes infuían de una u otra forma en el funcionamiento de los sistemas corporales. Es decir, demostró la psicosomática o conexión entre la salud de la mente y el cuerpo.

"Cada pensamiento genera una emoción, y cada emoción moviliza un circuito hormonal que tendrá impacto en los cinco trillones de células que forman un organismo. Las conductas S (serenidad, silencio, sabiduría, sabor, sexo, sueño, sonrisa) promueven secreción de Serotonina. mientras que las conductas R (resentimiento, rabia, rencor, reproche, resistencia, represión) facilitan la secreción de coRtisol, una hormona coRRosiva para las células, que acelera el envejecimiento.
Las conductas S generan actitudes A: ánimo, amor, aprecio, amistad, acercamiento.
Las conductas R, por el contrario, generan actitudes D: depresión, desánimo, desesperación, desolación.
Con sólo aprender este simple alfabeto emocional de cuatro letras: SARD desde edades tempranas, lograremos que más gente viva más tiempo y mejor, porque la "mala sangre" (mucho cortisol y poca serotonina) deteriora la salud, posibilita la enfermedad y acelera el envejecimiento. El buen humor, en cambio, es clave para la longevidad saludable."

Álex Rovira (de "La Buena Crisis")