jueves, 20 de mayo de 2010

"¿Son malos los toros, mami?"

Esta tarde, de vuelta del cole, sin venir a cuento, Marina me ha preguntado de pronto, y por primera vez en su vida, por las corridas de toros: "¿Son malos los toros, mami? ¿Por qué hay que matarlos?"

Y es que Marina había visto en la tele a “Vipo, el perro volador”, una serie alemana de dibujos animados que tiene como protagonista a Vipo, un perro con enormes orejas que le permiten volar. Y, casualidades de la vida, veo hoy también esta serie en uno de los blogs que sigo con más interés y asiduidad: El Blog Alternativo.

Se trata en realidad de una útil herramienta educativa, que a través de las aventuras de Vipo y sus amigos Henry la cigüeña y la gatita Betty, enseña a los niños el respeto de otras culturas y otros seres vivos.

Vipo, Henry y Betty visitan España, y asisten, como tantos turistas, a una corrida de toros. Lo que debía ser una "Fiesta", se convierte en algo totalmente distinto. Juntos, los tres amigos, solucionarán el gran problema al que se enfrenta Billy, el toro:


Hay una enorme diferencia entre los pueblos que fotografía el genial y mundialmente famoso Gregory Colbert, que respetan y conviven con los animales desde su más tierna infancia, y los pueblos occidentales, en los que los niños son educados para creer que los animales son objetos a nuestro servicio para comer, jugar, vestir y matar a voluntad: la educación recibida desde el mismo vientre materno.

¿Qué hay que hacer para acabar definitivamente con las tradiciones violentas, esas que maltratan, torturan y matan animales?

Gregory Colbert


Desde la perspectiva de mi profesión de educadora y de mi condición de madre, no se me ocurre mejor solución que comenzar por una educación infantil que promueva la empatía y la identificación con el sufrimiento de otros seres vivos. Una vez más, también en este tema, la educación parece ser la respuesta.

Marina y yo hemos vuelto a ver juntas la aventura de Vipo en España. Y luego hemos observado con calma las fotos de Colbert. La expresión en sus ojos habla por ella. No me cabe duda de que sabrá elegir.



6 comentarios:

ॐ Palabras Andantes dijo...

por supuesto que va saber elegir, con una mami como tú, no lo dudes.
y entenderá que existe un grupo de humanos que creen que la naturaleza es hostil y que hay que defenderse de ella, por suerte es un grupo reducido, sólo que aparentan más porque hacen mucho ruido!!

te dejo un enlace que hace poco que me lo envió un amigo por mail, es una historia real, seguro que le encantará a Marina, verá que en el mundo cada día hay más gente que ama y respeta a los animales.....

http://www.youtube.com/watch?v=l7xBLvMIBZU

Mermaid Lullaby dijo...

Qué preciosidad. Estoy deseando enseñárselo a Marina. Parece que siempre tienes el regalo oportuno!

Joy dijo...

Maravilloso post, Ana, lleno de exquisita sensibilidad, como la que tú tienes...

Quería agradecerte también tu blog de recetas vegetarianas, pues estoy acercándome a él, aunque todavía opto por continuar por cosas menos elaboradas, pues nunca me gustó la cocina especialmente, y prefiero tomar ensaladas con legumbres y verduras fáciles, ejem, ejem...
Pero poco a poco...

Ya hace bastante tiempo que cada vez se estaba haciendo más vegetal mi dieta, por su propio peso, y al ir cambiando mi mirada y mi conciencia...

Ya te consultaré cositas por allí!...

Muchas gracias y un beso grande

Mermaid Lullaby dijo...

Me alegro mucho de que empieces a interesarte por la alimentación vegetariana. Te ayudaré en lo que pueda.
En el blog no suelo publicar recetas muy simples, porque pienso que ese tipo de cosas las sabe hacer cualquiera, y opto por recetas más elaboradas (aunque nunca complicadas, te lo aseguro). Pero quizá tengas razón, y deba publicar cosas más sencillas de vez en cuando. Lo tendré en cuenta.

Hotel Existencia dijo...

Con algo de retraso, acabo de leer tu entrada y de ver las fotografías que publicas. Son esplendidas, creo que hacía tiempo que no veía unas fotografías como esas.
No se si esa cultura defensiva de la que hablas,y con cuya apreciación efectivamente coincido, es fruto de una lucha por la supervivencia, extrema, pero esa lucha que ha dejado a las culturas occidentales en la cima de la supervivencia en todos los sentidos, quiza debería dejar paso al predominio de la razón, de los sentimientos,al equilibrio.Quizá nuestra propia historia debería hacer que sinitieramos más el peso de la injusticia. En cierto modo esa es una idea que va calando en nuestra sociedad. Sin embargo, en cuanto nos sentimos amenazados, cerramos todas nuestras murallas y nos ocultamos en nuestras aldeas, con las armas preparadas para la defenda/ataque. Creo que seguimos pensando que el resto del mundo es una amenaza para nosotros ¿?

Mª José dijo...

Me gusta la manera de educar a Marina(*.-)
Besos de colores para las dos