miércoles, 19 de mayo de 2010

Palabras de limón y canela.


Iba yo un día paseando tranquilamente, sin meterme con nadie, cuando vi de pronto un aluvión de palabras feas, de expresiones malsonantes, de pequeños y grandes odios en forma de vocablos, que parecían precipitarse contra mí. Yo me quedé quieta, paralizada por el miedo (las palabras feas siempre me han aterrorizado), y las palabras se deslizaron junto a mí, como cuchillos afilados, cortando el aire a mi alrededor, algunas como rayos de colores estridentes, otras como oscuros designios, sin apenas rozarme. A su paso dejaron una estela de tristeza, un olor a azufre que me produjo una enorme angustia.

Y pasaron de largo. Porque en aquella ocasión no me hablaban a mí. Pero sé que un poco más lejos encontraron su objetivo, y se clavaron en él provocando dolor, y rabia.

Qué tristeza. Con lo bonitas que son las palabras bonitas. Las que no hacen daño, las que te acarician, y dejan a tu alrededor un aroma de limón, de canela, ... de cariño.



EL SUEÑO DEL SULTÁN

Un Sultán soñó que había perdido todos los dientes. Al despertar, ordenó llamar a un Sabio para que interpretase su sueño.

- ¡Qué desgracia Mi Señor! - exclamó el Sabio - cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.

- ¡Qué insolencia! - gritó el Sultán enfurecido - ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí!

Llamó a su guardia y encargó que le dieran cien latigazos. Más tarde mandó que le trajesen a otro Sabio y le contó lo que había soñado. Éste, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:

- ¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobreviviréis a todos vuestros parientes.

Se iluminó el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro. Cuando éste salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:

- ¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer Sabio. No entiendo por qué al primero le pagó con cien latigazos, y a ti con cien monedas de oro.

- Recuerda bien amigo mío, respondió el segundo Sabio: Que todo depende de cómo se dicen las cosas. Uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse. De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. Que la verdad debe ser dicha en cualquier situación, de esto no cabe la menor duda, mas la forma con que debe ser comunicada es lo que provoca, en algunos casos, grandes problemas. La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura, ciertamente será aceptada con agrado.”

"El Silencio de Dios - Historias de Luz y Sabiduría"


10 comentarios:

Portal del Temps dijo...

He aquí una de las mayores verdades de la vida. Además hoy parece que este mensaje haya sido para mí... que me ha tocado lidiar con un dia muy duro a causa de gente muy hiriente y las almas sensibles nos afectamos al ver en el mundo tanta falta de comprensión, de amor, de fraternidad... En fin, suerte que personas como vosotras hacéis el mundo un lugar respirable y bello, lo que debería ser en naturaleza. Un abrazo y gracias.

El Museo de la Luna dijo...

Estaba el poeta brasileño haciendo odas al agua a la orilla del Amazonas, con los pies sumergidos en el líquido elementos, extasiado ante la vista del cielo y la magnificencia del espacio sideral, cuando un grupo de pirañas se puso a morderle los dedos. Antes de que pudiera reaccionar se había quedado sin pies y murió desangrado. Pero aún tuvo tiempo para decir unas sabias palabras antes de expirar:

"Qué hijas de la gran puta..."

Mermaid Lullaby dijo...

Portal: Ya me gustaría a mí saber hacer del mundo un lugar mejor... Paso los días intentando averiguar cómo hacerlo. En cualquier caso, me alegro mucho de que este cuento te haya servido. A mí hoy también me ha venido muy bien recordarlo.

Museo: Pobrecillo!! Estos poetas siempre con la cabeza en las nubes... Menos mal que esas últimas y desafortunadas palabras, pronunciadas en momentos de dolor supremo, no conseguirán nunca empañar su bella poesía y su gran sensibilidad, que es lo que perdurará a través de los siglos.

ॐ Palabras Andantes dijo...

estoy totalmente de acuerdo Mermaid, y lo que pasa es que aún desconocemos el poder de la palabra, hay que tomar consciencia cuando se habla y procurar que de nuestros labios salgan generalmente flores de agradable perfume.

y para terminar te dejo con un poema de nuestro querido "Jodo":

"Envía al matadero tus palabras inútiles.
Son formas insaciables, frutos sin cuesco, vacíos ornados de ilusiones, pellejos inflados de bruma.
Que la mudez descienda en el pozo de tu lengua, que el sabor de la eternidad conceda paz a tu mente, que la cruz en la que clavas las definiciones se haga polvo, entonces, sólo entonces, como escultura de santo pulida por besos de creyentes, tu boca podrá verter palabras comparables a soles.
No serán tuyas, las gestará una garganta humilde.
Semejantes a aquellas que sometiste a la máquina de moler tendrán letras, sonidos, formas, pero esta vez fértiles, preñez que estalla en cantos, catedrales de crecimiento permanente, gigantescos diccionarios poblados innumerables veces de un solitario “gracias”."

Mermaid Lullaby dijo...

WAUUU! Este "Jodo" me ha dejado a mí sin palabras. Nada que añadir!
Muy buena aportación, como siempre. Gracias!

Cronopias dijo...

Menos mal que contra los aluviones se han inventado los paraguas. Aquí , en Galicia, los usamos mucho. Algunos ya nacemos con paraguas incorporado.

Biquiños de canela. Me encanta la canela...

Mª José dijo...

Hola guapa ya estoy por aqui, cotilleando lo que hiciste en mi ausencía je je
las entradas me encantarón la de las nubes y el viaje chulisimo!!!
Que tengas un día super feliz!!!
Besotes de colorines

Graciela dijo...

Me he detenido un rato en mi vuelo otoñal a lo Mary Poppins y he pasado por aquí, de visita.
Al leer los comentarios, lo único que deseo es abrir mi sombrilla voladora y huir despavorida en busca de mucho aire fresco!!!!
Te mando algunas palabras con sabor a manzana, canela y coco.
Y te digo unas palabras azules y verdes como el mar: Eres mi amiga, querida sirena.
Si alguien te ofende, me ofende a mí también, profundamente.

Mermaid Lullaby dijo...

Todas vuestras palabras me saben muy bien...
Nadie aquí me ha ofendido, Graciela.
Lo que te ha parecido una ofensa, es simplemente la confirmación de que esta entrada tiene mucho sentido. Por lo demás, nada.
Pero me emociona que salgas así en mi defensa. Al menos ha servido para que reaparezcas en mi playa!
Besos.

Joy dijo...

Fantastica lección la que nos brinda este gran Sabio con su buen hacer y decir...
... y fantástica tú, por ponerte al servicio de la Conciencia y esparcir esa gran Sabiduría!

Coincido plenamente con el contenido de este post!

Un abrazo muy fuerte... con aroma de cariño, amiga