viernes, 10 de septiembre de 2010

Hildegard von Bingen.


La alemana Hildegard von Bingen (1098-1179), que fue llamada en su época La Sibila del Rin, fue compositora, científica, música, médico, escritora, poetisa, mística, filósofa, política, activista ecológica... Una mujer adelantada a su tiempo. Las obras musicales, literarias y filosóficas de Hildegard continúan siendo en la actualidad muy valoradas y su influencia en la medicina es cada vez mayor. Fue la primera compositora cuya vida conocemos, y también la primera mujer en escribir sobre la sexualidad femenina. Esta científica religiosa desafió constantemente a la iglesia y se atrevió a interpretar el acto sexual como una unión espiritual que iba más allá de la procreación. Siglos más tarde, genios como Dante y Leonardo da Vinci se inspiraron en sus obras. Hildegard fue uno de los más importantes líderes femeninos con una gran visión de futuro, y la responsable de traer a la oscura Europa medieval la luz de la era moderna de la ciencia.

En el cerebro reside la sabiduría; en la frente la vergüenza, sobre las cejas el orgullo, en las sienes el sueño, en el corazón la voluntad, en el hígado los deseos, en el estómago el valor, en el bazo la risa, en la bilis la ira, bajo los riñones la libido, en las caderas el cosquilleo erótico, y en los genitales la potencia”.

(H. von Bingen)

Nunca he entendido la mala costumbre española de doblar las películas extranjeras a nuestro idioma. Estoy convencida que una parte muy importante del mensaje original de la película, de su "espíritu", se pierde en la traducción. Por eso, siempre que tengo ocasión, acudo a los pocos cines que ofrecen películas en versión original. En una gran ciudad como Valencia, quedan ya muy pocas salas de este tipo, que cada vez más son para minorías.

Ya conocía las composiciones de Hildegard von Bingen, pero esta película me ha dado la posibilidad de conocer, además, la vida de esta mujer valiente, rebelde, siempre fiel a sí misma: una verdadera inspiración.


El drama "Visión" es obra de la directora y guionista berlinesa Margarethe von Trotta, quien ha adaptado al cine las vivencias de Hildegard von Bingen. Hildegard nació en el seno de una familia noble alemana. A los ocho años es llevada a un monasterio donde la instruye su mentora, Jutta, en diversos artes. Desde pequeña, Hildegard tiene revelaciones místicas que la conducirán a fundar su propio convento con una concepción revolucionaria y humanista, muy diferente al enfoque tradicional cristiano.

También musicalmente, muchos la reclaman hoy día como precursora e inspiradora, ya que la música es otro de los puntales en la obra de la abadesa de Ruperstberg. La consideraba un medio para comunicarse con Dios y una forma de alegrar el espíritu ante las penas de este mundo, recobrando la armonía perdida. La mayoría de sus composiciones son audaces y se apartan de los estilos de la época. Son obras que abarcan amplios registros, con melodías muy trabajadas, donde la música es tan importante como la poesía. Hoy los musicólogos valoran mucho su obra, existen grabaciones de su obra completa, y audaces mezclas de sus melodías con ritmos Techno y New age, que pueden gustar o no, pero demuestran lo universal de su genio.


6 comentarios:

ॐ Palabras Andantes dijo...

no conocía a esta mujer, sorprende que además haya servido de inspiración a da Vinci y Dante, comparto como tú, que las películas deberían verse en versión original, pero como todo aquí doblar al idioma del país se ha convertido en otro negocio y encima muy elitista, por ej el que dobla a De Niro o a Nicholson, no dan lugar a otras voces quizás mejores y nuevas... en fin. Eso en sur américa no pasa y por suerte podemos ver casi todas las películas en versión original.

he aprendido mucho con este post, gracias Sirena por compartirlo.
un abrazo.

Mermaid Lullaby dijo...

Creo que todas deberíamos conocer a Hildegard von Bingen. A pesar de haber vivido hace casi mil años, yo la considero una mujer moderna. En vida fue admirada y respetada por monarcas, papas, caballeros y frailes, algo inaudito para una mujer en la Edad Media. Luchó por la equiparación de los sexos, no tuvo reparos en pelearse con los representantes de la Iglesia, cuando en aquellos tiempos, algo así era inconcebible...
En la película hay momentos memorables, como cuando instruye a las monjas en la curación a través de las plantas, de la música, ... O cuando interpreta una obra de teatro junto con las novicias, una especie de "musical" con sus propias composiciones. O cuando describe a su modo el acto sexual, mientras un monje -muy turbado- copia sus palabras. La libertad y la creatividad hecha persona.
Una figura extraordinaria que concibió una nueva imagen de la mujer.
Ya ves cómo me entusiasma.
Me alegra mucho que te haya interesado.

cclaridad dijo...

Una belleza verdadera. Tan verdadera y real que ha traspasado la barrera del tiempo. Alguien como tu, que conoce el "Sapere aude",la osadía y el valor de pensar, de usar sus habilidades

Graciela dijo...

Qué valentía la de esa mujer!
Ahora nos parecen temas comunes y corrientes... pero en aquella época!!! No sé cómo se las ingenió para alzar su voz, esas mujeres solían ser un peligro para la sociedad. Y en verdad, son las que nos abrieron las puertas, nos allanaron el camino.
No la conocía y me alegro de saber de ella y de la peli. Por cierto, acá no las doblan y me alegro que así sea.

Ernesto y Felisa dijo...

Gracias por publicar esto, Mermaid, tengo un libro por ahí olvidado en algún rincon H. von Bingen, me has recordado que es hora de rebuscar lo que no encontré en otra ocasión, y que ahora tú me muestras tan claramente.
Un abrazo, y gracias otra vez.
Felisa

Mermaid Lullaby dijo...

Graciela y Felisa: Para mí, traer algo que no conocéis y os gusta es como sacar a la luz un tesoro. Entiendo lo que los piratas debían sentir al abrir los cofres llenos de oro y piedras preciosas. Hildegard es, desde luego, un tesoro por lo que supuso -y todavía supone- para la mujer y en general para la humanidad.
Os aconsejo especialmente su música para un rato de meditación o de reposo. Es realmente "angelical".