lunes, 4 de julio de 2011

221b Baker Street.

Sherlock Holmes en la Cataratas Reichenbach.

Sherlock Holmes y el Doctor Watson vivieron en el número 221b de Baker Street desde 1881 hasta 1904. El apartamento 221b estaba situado en el primer piso de la casa de huéspedes y la Sra. Hudson era el ama de llaves. 17 escalones conducían desde la planta baja hasta el despacho compartido por Holmes y Watson en el primer piso.
Sabemos por las descripciones de Watson que el despacho era bastante pequeño y "que estaba iluminado por dos ventanas anchas".
Existen muchos más detalles e ilustraciones de las habitaciones tal y como se describen en las aventuras publicadas por primera vez en la revista Strand en 1891. Gracias a ellas, pudo abrirse al público la casa-museo de Sherlock Holmes y su amigo, el Doctor Watson, en 1990.
El número 221b de Baker Street en Londres es, por su conexión con el magnífico detective, una de las direcciones más famosas del mundo.



"Es un error capital el teorizar antes de poseer datos. Insensiblemente, uno comienza a deformar los hechos para hacerlos encajar en las teorías, en lugar de encajar las teorías en los hechos".


"No hay nada más estimulante que un caso donde todo está en tu contra."


"Nada resulta más engañoso que un hecho evidente."

"Es de primordial importancia no dejar que nuestro razonamiento resulte influido por las cualidades personales. Para mí el cliente es una simple unidad, un factor del problema. Los factores personales son antagónicos del razonar sereno. Le aseguro que la mujer más encantadora que yo conocí fue ahorcada por haber envenenado a tres niños pequeños para cobrar el dinero del seguro; en cambio, el hombre físicamente más repugnante de todos mis conocidos es un filántropo que lleva gastado casi un cuarto de millón de libras en los pobres de Londres".

"Nunca hago excepciones, la excepción invalida la regla."

"Yo no diría que lo resolví de manera brillante, lo único que hice fue seguir un razonamiento analizando todas las pistas. Observar y razonar son dos constantes en mi vida que no puedo dejar, querido Watson."


"Soy un cerebro, Watson, el resto es mero apéndice."


2 comentarios:

Graciela dijo...

Me encanta el irónico Sherlock Holmes, la casa luce tal como uno puede imaginarla en Londres.
Muy buenas fotos todas las de este viaje!
No sé como te las ingenias para hacer tantos paseos interesantes con todos esos chicos a cargo!!!
Me alegro mucho, ya estarás hecha toda una Lady!
BESOS!!! Sabía que te gustaría la frase de Dickens.

Mermaid Lullaby dijo...

La verdad es que nuestros alumnos no nos acompañaron esta vez; los dejamos haciendo compras en Oxford Street y Pablo (mi compañero) y yo nos fuimos solos a ver el museo. Y nos encantó. Realmente se respira la atmósfera victoriana y de misterio de las novelas de Conan Doyle.
Casi esperas ver el carruaje tirado por caballos esperándote enn la puerta cuando sales!

De todos modos, todos se están portando muy bien; son puntuales y obedientes. Eso nos permite hacer muchas visitas interesantes. Es todo un lujo viajar con ellos.
Y también con Pablo. Si yo estoy hecha una lady, él es un auténtico British gentleman!

Sí, me encantó la frase de Dickens, como ves. Siempre aciertas. Un abrazo fuerte.