domingo, 8 de enero de 2012

2012



"El principio de año suele ir asociado a alegría, esperanza y metas personales. El tiempo se nos ofrece limpio y vacío, como una alfombra por estrenar. Este punto de inflexión es apenas una convención mental -nada interrumpe la sucesión de días-, sin embargo impera la sensación de empezar un ciclo. Y así es: el sol vuelve a ganar altura en el cielo y los árboles tienen un anillo más. El 2012, de todos modos, se anuncia distinto, incluso desde las primeras "ecografías". Más que un año como los otros, tiene pinta de ser un período incierto, en el que una forma de vivir muestra sus limitaciones y empieza a agotar su recorrido.
Que el estilo de vida occidental sacrifica ingentes recursos para alentar un grado de bienestar y felicidad poco consistente, hace mucho que lo sabemos. Sólo que ahora se evidencia lo ilusorio del empeño. Médicos y economistas coinciden el diagnóstico: el paciente debe cambiar de hábitos, moderar sus excesos, comer con criterio, no dilapidar su energía, conocerse más...
Pero si algo bueno tienen los problemas es que obligan a descubrir y a dar lo mejor de uno mismo. Y ésa puede ser una palabra clave para este año atípico: DAR. Los viejos patrones de conducta y crédito hacen agua a nivel colectivo e individual. Se hace preciso, pues, hallar nuevas vetas que alimenten la vida. Un requisito para ello suele ser dejar de buscar con avidez el remedio fuera y profundizar de algún modo en uno mismo. Al volver a abrir los ojos, puede que nos sorprenda la sintonía con el resto de seres vivos, empezando por los humanos. Tal vez estamos más cerca unos de otros de lo que nos creíamos. Y eso de vivir cada uno en su casa, atareado en consumir todo lo posible, pues quizá no sea el súmum de la evolución.
¡Que en el 2012 hallemos mucho para dar y compartir!"

J. Ruiz.
Editorial Revista Cuerpomente nº237.

4 comentarios:

Hotel Existencia dijo...

Por fin puedo venir a hacerte una visita, después de esta locura de semana.
Intentaré ver el documental este finde (porque también tengo que corregir, ir de compras con mi hija, que aún sigue creciendo y, por supuesto, cuidar un poquito de mis coles y habitas) y ya te cuento.

Mermaid Lullaby dijo...

Prioridad absoluta para tu hija, tus coles y tus habitas. Sin duda. Y si te queda tiempo, el resto. Ya me cuentas...

Graciela dijo...

Bueno, por más que lo intento, con mi "conexión de verano" no consigo ver algunos videos, ni la expo de Monet que sugirió Inma.
De todos modos paso a decirte que me encanta el nuevo color de fondo del blog...ahora todo parece sumergido en unas aguas muy calmas...muuuuy acertado!!!

Y... en esta época todos estamos iniciando el camino por este incierto 2012, como una "alfombra sin estrenar"(linda metáfora)!Avancemos confiados y conscientes, con pequeños cambios individuales logramos grandes cosas.

Mermaid Lullaby dijo...

Gracias! Viniendo de una maestra del color, valoro mucho tu opinión sobre el nuevo fondo del blog! A mí me transmite mucha paz también. Un poco de cromoterapia nunca viene mal... Un abrazo fuerte, y disfruta de tus vacaciones!