martes, 13 de marzo de 2007

La ausencia del padre.




Mi queridísima primica me pide este poema, que probablemente leyó o escuchó hace muchos años. (Me ha hecho ilusión que lo recuerdes después de tanto tiempo). Yo hacía mucho que no lo releía. Pero qué triste es, ¿eh? Creo que me salió de las mismísimas entrañas cuando lo escribí.
Aunque habla de la ausencia de mi padre, también habla de la ausencia del padre de mi hijo. En aquel momento me sentí muy cerca de mi madre que, aunque en circunstancias diferentes, debió experimentar algo parecido a lo que yo sentía entonces.

SOLEDAD COMPARTIDA

Desde la serena profundidad
de los ojos del niño,
surgen, de pronto,
las temidas palabras:
¿Dónde está papá?
Y la esposa llora
la ausencia del compañero,
y la mujer siente
que su corazón se desgarra,
y la madre abraza
con la ternura de todas las madres
la dulce fragilidad de su hijo
mientras, temblando,
oye resonar de nuevo
las terribles palabras.
¿Dónde está papá?
La esposa, la mujer, la madre,
finge entonces que no oye,
y el niño, en su sabia inocencia,
sonríe a su madre
desde su limpia mirada.
Una vez más, ambos se abrazan,
cómplices para siempre,
náufragos del destino,
en un mar gris e inmenso
de injusta desesperanza.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias primica,te quiero un montón,BESITOS.

ANONIMO dijo...

El amor de una madre no conoce límites, no tiene fronteras....Una madre abraza, arropa ,acaricia a un hijo y éste se siente tan feliz que no advierte el hueco que marcó una ausencia.Y la madre acariciando, besando,ofreciendo, dando... se olvida de todo para, a su manera, ser feliz.Sólo las madres son felices dandolo todo a los hijos....