sábado, 21 de abril de 2007

STRADIVARIUS

Un Stradivarius (o Strad) es un instrumento de cuerda construido por los miembros de la familia italiana Stradivarius, originaria de Cremona (Italia), en el siglo XVII.
Los Stradivarius son muy valorados por los intérpretes más importantes del mundo y por los coleccionistas de antigüedades. Las características sonoras e individuales de estas obras de arte son consideradas únicas, y a menudo los instrumentos se identifican por el nombre de alguien, a menudo un músico famoso que fue su propietario o que simplemente lo utili
zó en algún momento para sus interpretaciones.
Ha habido muchos intentos de imitar la calidad del sonido de estos instrumentos. Existen muchas teorías acerca de como fueron construidos. Muchos creían que el barniz usado por Stradivari se hacía con una fórmula secreta que se perdió al morir su creador. Otra teoría señala que hubo un periodo de frío extremo en Europa en los años en que Stradivari vivió, una especie de edad de hielo menor que ocasionó que los árboles que crecieron durante esa época desarrollaran una fibra más compacta y con una mejor calidad mecánica sonora, pero existen instrumentos construidos en la misma época, con madera de los mismos árboles que no lograron la magnificencia de un Strad. Finalmente, se realizaron unas pruebas en las que se descubrió la presencia de partículas metálicas muy pegadas a la madera, lo que podría sugerir que el gran maestro hizo un fino tratamiento a las maderas que usaba con soluciones de sales metálicas, lo cual le confirió a sus instrumentos la fuerza y riqueza de sonido que tanto se aprecian.
Un Stradivarius genuino cuesta generalmente más de un millón y medio de dólares y los que fueron utilizados por lo
s grandes solistas como Yehudi Menuhin o Jascha Heifetz son invaluables.
De los más de 1000 instrumentos que fabricó Stradivari sólo quedan poco mas de 500 en circulación. En el interior de todos ellos se encuentra una etiqueta que dice:

"Antonius Stradivarius Cremonensis Faciebat anno 17..".

Siempre me ha parecido fascinante y misterioso el tema de los Stradivarius. Os recomiendo la película "El Violín Rojo", que cuenta la historia de un violín (podría ser un Strad) y aporta una teoría más acerca de la razón de su calidad: En un taller de la Italia del siglo XVII, un maestro artesanal crea su obra definitiva, un violín perfecto y barnizado en rojo, para su hijo a punto de nacer. A partir de ese momento, el instrumento viaja de mano en mano desde Europa a Canadá, pasando por China, hasta la época actual.

Bueno, y ¿sabéis por qué se me ha ocurrido escribir acerca de los Stradivarius? Pues porque la próxima semana, y gracias a que Alaquàs está hermanado con la ciudad italiana de Cremona, vamos a poder disfrutar de un concierto de Stradivarius, de esos 500 que quedan repartidos por el mundo. Este concretamente es un violín que se llama "Il Clisbee" y data de 1669. Iremos el próximo miércoles 25. Qué maravilla. Ya os contaré...