martes, 22 de mayo de 2007

Antonio Gala. Poemas de amor.




Sólo aquello que amamos nos distingue

en medio de la noche.

Es amar y tender las manos

lo único que, por tanto, puede hacerse.

Suele ocurrir en mayo o en junio,

cuando el sol va muy alto

y buscamos con ansiedad entre los árboles

sin saber con certeza qué,

y nos inquietamos diciendo "cuánto tarda"

sin habernos citado con nadie.

Sólo aquello que amamos

es capaz de decirnos quiénes somos.

Suele ocurrir en mayo o en junio,

y hay quien se enamora de sólo una palabra

y quien se enamora de unos labios cerrados.

Pero es preciso andar sin preguntar adónde

hasta sentir la voz que llama desde lejos,

y que repite un nombre que ignorábamos,

y ese nombre es el nuestro,

y es a nosotros a quien llama.