lunes, 18 de febrero de 2008

Viggo.

Pronto se celebrará la entrega de los Óscars de Hollywood. Este año, Viggo Mortensen está nominado como mejor actor principal por su papel en Promesas del Este. Qué puedo decir... Si me topara con el genio de la lámpara, uno de mis deseos sería que el Óscar fuera para él.
Admiro a Viggo porque es uno de los hombres más completos que conozco. No es la primera vez que os hablo de él. Pero es que creo que mi admiración crece por momentos, y ya iba siendo hora de que volviera a este blog. Y eso en alguien como yo, moderada en (casi) todo, nada fetichista ni tendente a la entronización de ídolos ni ser humano alguno, es algo excepcional.
Creo que si, por uno de esos caprichos del destino, llegara a tener la oportunidad de sentarme con él y charlar de lo divino y lo humano tomando unas copas de vino, llegaría a sentirme una de las mujeres más felices y realizadas sobre la faz de la tierra. Porque hablar con Viggo debe ser como hablar a la vez con varios hombres: con un actor, un pintor, un músico (se dedica al jazz y ha incluido en algunos de sus discos fragmentos en los que él mismo lee su poesía). Además, es dueño de la editorial Perceval Press, en la cual ha publicado sus libros de poesía y fotografía.
Pero no sólo eso: también es padre y un hombre comprometido con su tiempo. Y, por si fuera poco, además, podríamos hablar en español, en inglés, en alemán, en danés, ...Su intensa vida le ha llevado a aprender y practicar todos esos idiomas.
Creo que todo comenzó a raiz de su actuación en la Trilogía de El Señor de los Anillos. A partir de ahí, su actuación en cada una de sus películas me ha parecido memorable. Si no las has visto, te recomiendo que las veas y las disfrutes. Al final tendrás que darme la razón.


Su gran humanidad, su carisma, engrandece cada personaje y le otorga un brillo especial del que muy pocos actores pueden hacer gala.
En los Óscars se va a enfrentar, entre otros, a Daniel Day Lewis en Pozos de Ambición. La vimos el sábado y tengo que reconocer que se lo han puesto difícil a mi querido Viggo. Pero no imposible. Y aunque creo que él no es hombre que se deja cegar por premios ni reconocimientos públicos, deseo sin embargo con todas mis fuerzas que sea él el premiado. Espero que haya justicia.

1 comentario:

Lolobach dijo...

Me gustaría que le dieran el Oscar a Viggo porque sé que te alegraría muchísimo, además la película me encantó porque se disfruta y se padece a la vez y aún recuerdo alguna de sus frases con el acento ruso: "Yo sólo soy un chofer, voy a la derecha, voy a la izquierda" o “Tatiana? Conozco a muchas mujeres que se llaman Tatiana” pero siendo objetivo creo que lo va a tener difícil pues la competencia este año es dura. Pienso que es la categoría más reñida. Sólo he visto una de las películas de sus adversarios “Pozos de ambición” y sinceramente creo que el Oscar es para Daniel Day-Lewis, aunque la energía positiva no le va a faltar al duro Nikolai. Por otra parte y según las encuestas Bardem y su película tienen los Oscar asegurados. El domingo veremos.