domingo, 17 de mayo de 2009

Para ti, D.A. En tu viaje.

Funeral Blues

Stop all the clocks, cut off the telephone,
Prevent the dog from barking with a juicy bone,
Silence the pianos and with muffled drum
Bring out the coffin, let the mourners come.

Let aeroplanes circle moaning overhead
Scribbling on the sky the message He is Dead.
Put crepe bows round the white necks of the public doves,
Let the traffic policemen wear black cotton gloves.

He was my North, my South, my East and West,
My working week and my Sunday rest,
My noon, my midnight, my talk, my song;
I thought that love would last forever: I was wrong.

The stars are not wanted now; put out every one,
Pack up the moon and dismantle the sun,
Pour away the ocean and sweep up the woods;
For nothing now can ever come to any good.

W.H. Auden


Parad vuestros relojes, descolgad el teléfono,
dadle al perro un buen hueso para evitar que ladre.
Que callen los pianos y, al ritmo del timbal amortiguado,
el féretro sacad, y vengan los que lloran.

Que avionetas de luto nos rodeen
y escriban en el cielo que él ha muerto.
Poned crespón al cuello blanco de las palomas
y guantes negros a los policías.

Porque él era mi norte, mi sur, mi este y mi oeste,
semana de trabajo, descanso del domingo,
mis tardes y mis noches, mi charla y mi canción.
Pensé un amor eterno: estaba equivocada.

No quiero las estrellas; hoy podéis apagarlas;
empaquetad la luna y llevaos el sol.
Dejad sin agua el mar, sin árboles los bosques,
pues ya nada podrá acabar bien nunca.

(Versión de Álvaro García, editorial Pre-textos, 1993.)

Hoy que te has ido, cierro los ojos y no puedo dejar de recordarte riendo, en aquella cala de Mallorca que nadie conocía, adonde tú nos llevabas casi en secreto, para que nadie se enterara de que existía, para que nunca dejara de ser el paraíso al que tú pudieras llevarnos una y otra vez, y otra, y otra, ...

Muchos de mis recuerdos del mar están ligados a ti. Y así será siempre.

Y hoy, desde esa otra orilla desde la que nos observas, espero que no tengas en cuenta mis lágrimas. Ya sé que no quieres que esté triste. Sólo son nostalgias de la niñez. De aquella época en la que tú me enseñaste que viajar era vivir, y conocer, y disfrutar. Aquella época en la que me enseñaste el mar a través de tus ojos de hombre completo. De hombre cariñoso, fuerte, elegante, noble. Sin darnos cuenta ninguno de los dos de que estabas moldeando un ejemplo de hombre que yo siempre buscaría después.

Recibe tú, que siempre fuiste tan espléndido, estos humildes regalos hoy, para que te acompañen en el camino. Sé que te gustarán, porque tú siempre apreciaste la cultura, el arte. Aunque ningún regalo es comparable a los que tú me has dejado.

Una de las elegías más hermosas de la Historia de la Literatura junto con una de las Suites más estremecedoras de la Historia de la Música. Desde mi corazón, hoy para ti, que te has ido.

4 comentarios:

Carpe Diem dijo...

Sé lo mucho que ha significado para ti en tu vida. Debió ser un gran hombre.
Seguro que todo lo que te enseño lo recordarás siempre.

En estos momentos, las palabras, sólo son más palabras, pero aún así ánimo!

¡Lo que hacemos en la vida, tiene su eco en la eternidad!
Máximo Décimo Meridio.

Un abrazo muy fuerte.

Yahaira Valverde dijo...

Suaves besos en tu frente, para que tengas mucho ánimo y para que sigas siendo siempre así como eres.

Desde esta distancia que nos separa y que un abrazo no te puedo dar, desde ya mi espíritu te abraza y te consuela así no pueda borrar tu tristeza.

Ánimo amiga.

Lili.- dijo...

Cuando perdemos una persona muy querida, las imágenes de la despedida nos atormentan un buen tiempo. Nos despedimos con la despedida, y quizás necesitemos de ese ritual ( somos seres simbólicos) para elaborar la muerte.
Luego va dando lugar a esos recuerdos que con tanto amor relatás. Escenas dibujadas con el pincel del Amor, en la tela de la complicidad.
Parte de un proceso mi amiga. El duelo, "duele" y necesitamos de tiempo, solo tiempo, para que la herida deje de sangrar.
Te acompaño en ese tiempo con mi palabra desde la distancia y mi presencia real que no por virtual, deja de serlo.
Un beso muy grande, desde la Bahia.-

Edelia dijo...

Hoy he perdido un gran amigo, uno de mis mejores amigos. Contar con su cariño y su amistad fue para mí un honor. Fue compañero de tabajo durante muchos años y de excursiones y viajes durante otros tantos.Quiso a mis hermanos como auténticos amigos y amis hijos casi tanto como a los suyos. Todo un caballero. Todo un señor.No puedo seguir, está demasiado reciente.¡¡Dios te bendiga, amigo entrañable,tu recuerdo perdurará en mí por siempre!!