lunes, 19 de octubre de 2009

¿Qué harías si no tuvieras miedo?

Jaroslaw Kukowski

"No son pocos los que han logrado superar la pérdida, la impotencia o alguna circunstancia dolorosa. En ellos distinguimos un valor común: el coraje, entendido no como la asuencia de miedo, sino como la consciencia de que existe algo por lo que merece la pena arriesgarse.
(...) Tenemos miedo a quedarnos estancados, miedo a mirar la felicidad y no poder tocarla porque creemos que quizá nos hemos arriesgado para nada. Y, en cierto modo, es verdad: tener no es nada si nos hemos perdido ser. Estancados, en crisis, atemorizados, angustiados, al ralentí.
La doctora Elizabeth Kübler-Ross, especialista en acompañamiento de enfermos terminales, explica en sus escritos que si de algo nos arrepentimos poco antes de morir es de no haber vivido con más intensidad, de no habernos arriesgado más.
Incluso si no alcanzamos nuestros objetivos, el coraje devendrá un sentimiento de satisfacción y orgullo por haberlo intentado. Porque el miedo a perder nos hace perder, nos hace seguidores de la falsa economía, que consiste en guardar la fruta hasta que se pudre y no nos permite saborearla ni hoy ni nunca.
Hay drogas que no se toman. y el miedo ya casi se ha convertido en una. Renunciemos a su adicción y para ello, el mejor remedio es la valentía al vivir. Sí, amigo mío, hay un buen chute contra toda esta ficción borrosa e imposible: el del coraje y la esperanza."

Jaroslaw Kukowski

"Una comparación con el mundo animal nos servirá para ilustrar estas reflexiones. Como es sabido, el gusano de seda construye un capullo para luego liberarse de él y renacer como mariposa tras la metamorfosis. El proceso de liberación es extremadamente complicado, porque la crisálida tiene que aplicar una enorme cantidad de fuerza con sus apenas formadas alas para romper la cáscara de seda que la ha protegido durante su transformación. Los científicos estaban intrigados acerca de qué pasaría si ayudaran a la mariposa en este proceso e intentaron asistirla para ver qué ocurría. Así, cuando llegó el momento de la liberación abrieron artificialmente desde el exterior una serie de capullos. Las mariposas ilesas empezaron a hormiguear liberadas de la seda, pero fueron incapaces de emprender el vuelo. No se pudieron alimentar y murieron, porque no podían ni sabían volar. (...) La gran cantidad de energía desplegada por las mariposas para agrietar el capullo es necesaria para que éstas confíen luego en la fuerza de sus alas. No se atreven a abandonar la seguridad que ofrece el suelo y mueren sin más. (...) Así es como podemos vencer la cáscara de la angustia, la tristeza y la desazón: utilizando las alas del espíritu."

Fragmentos de
"La buena Crisis"

ALEX ROVIRA
Ed. Aguilar.


4 comentarios:

Graciela dijo...

El tema del miedo me interesa, lo he padecido y he leído sobre él. Los que hemos sentido MIEDO sabemos que no es fácil de superar. Al identificarlo, luego se comienza a sentir "miedo al miedo".
Es muy buena la comparación con las mariposas, uno se pierde la felicidad de volar, sólo por no arriesgarse a poner en riesgo su seguridad. ¡Cómo si la absoluta seguridad existiera realmente, es sólo un espejismo!
Otra característica del miedo, es su arbitrariedad.
La misma persona que es capaz de
ciertas "grandes cosas", le teme a otras que parecen insignificantes. No hay una explicación objetiva, cada uno tiene sus propios ocultos motivos para temer a algo. Todos tenemos la libertad para vencer al miedo e intentar vivir nuestra vida a pleno.
Yo aún no me he liberado totalmente de su sombra, pero no pierdo mis esperanzas.

Mermaid Lullaby dijo...

Liberarse del miedo es una labor de por vida. Al fin y al cabo, el miedo es una emoción primaria, provocada por nuestra aversión natural al riesgo.

Pero es curioso que, justo aquellos que dicen no temer a nada (no me lo creo ni loca), son probablemente los más miedosos, que ni siquiera se atreven a reconocer sus miedos porque no podrían vivir cargando con ellos de forma consciente. Sólo desde la sana modestia, la madurez y la responsabilidad hacia uno mismo y los demás se pueden reconocer los miedos propios y empezar a trabajárselos.

Pero fíjate: el miedo también ha dado lugar siempre a manifestaciones culturales interesantes: acuérdate de Poe, de Munch, El Bosco, o incluso de Drácula, o de Frankenstein. El ser humano es capaz de extraer riqueza de los terrenos más áridos.

Te recomiendo este libro de Alex Rovira. En mi opinión, no es un escritor que brille por sus dotes literarias, pero sus ideas son muy edificantes.

giuace dijo...

Saludos Mermaid, he visto tu pagina y la verdad que me ha encantado, felicitarte por ello, y tambien decirte,ya que va acorde con las fotos que has puesto.. que veas este video a ver si te gusta la musica
http://www.youtube.com/watch?v=YZ3nZgRITfA
Ya me contarás,y como no tengo blog pues si tienes algun comentario puedes mandarlo a giuace@hotmail.com

Saludos a todos y bon dia.

Mermaid Lullaby dijo...

No conocía a este grupo, pero me ha encantado, y como ves, acabo de añadir en mi blog un post con un video suyo.
Es verdad que va mucho con la estética de mi blog y con mis gustos.
Gracias por tu comentario y por proporcionarme este "descubrimiento musical".