jueves, 2 de septiembre de 2010

Será cosa de los genes...




Es curioso esto de los genes...

Era un bebé fuerte, lleno de energía, e imaginé que el agua le ayudaría a encauzarla bien. Quince días después de nacer, Elías fue a nadar a una piscina de "bebés anfibio" por primera vez. Así que aprendió a moverse en el agua antes que a andar.
Pero yo no imaginaba que esa pasión por el agua fuera a desembocar, como el río apasionado y torrencial que ha resultado ser, en el ancho mar. Y resulta que ahora no sabe estar lejos del gran azul.
¿A quién se parecerá?



11 comentarios:

ॐ Palabras Andantes dijo...

genes????
ohhh Sirena es tu hijo????
felicidades!!! me alegro mucho, debes estar orgullosísima de él!!

una maravilla lo que hace y sí por supuesto lleva "el azul" en los genes !!
un beso

Gabriele dijo...

Impresionante! A quién se parecerá?

Mermaid Lullaby dijo...

Sí, es mi hijo! Fui una madre muy joven, y gracias a eso ahora me puedo permitir el lujo de tener un hijo que a veces confunden con mi hermano... Y sí: estoy muy orgullosa. Ya te puedes imaginar lo que siento cuando lo veo "volando" sobre el mar... Es un deportista excelente, pero sobre todo es muy buena gente, y eso, en los tiempos que corren, no es muy frecuente. Lo comprobarás cuando puedas hablar "de tú a tú" con tu propio hijo, dentro de unos años, cuando sea una persona hecha y derecha. Sentirte en gran parte responsable de lo que es un ser humano es una enorme satisfacción (cuando el resultado es bueno...)

Mermaid Lullaby dijo...

Gabriele:
Wann besuchst du diesen Kite-Surf-Kurs mit dem besten Lehrer, den es je gegeben hat? Elías wartet noch auf dich...

Joy dijo...

Hummmmmmmm!

Qué lindo sireno, si me permites!
Cuánto disfrute se manifiesta!

Entiendo y comparto que te sientas orgullosa...
Sé de ese cordón que nos une a nuestros hijos (mamá Cáncer...) y del gozo cuando son buena gente, como dices, y es así reconocido también por el entorno...

El director del Instituto que ahora mi hijo ya deja, para ir a la Universidad, me habló contento de lo buenos alumnos y personas que eran él y mi hija, que ahora cursará 4º ESO, y cuando le reconocí que "sí, que eran de buena pasta", pasó a felicitarme por la labor, como el 50%...

Creo que se resume en amar marcando ciertos límites, como convinimos con mi hijo, como mejor receta...

Un beso enorme, familia acuática!

Cronopias dijo...

Bello sireno, sí, como su madre, y si encima es buena gente...
¡felicidades!

Graciela dijo...

Es un chico digno de una publicidad! Y se lo vé "en su salsa", imagino que debe pasar muchas horas en la playa.
Con seguridad heredó tu amor por el mar, aún antes de nacer.
Yo también creo en los genes: me ha tocado un hijo artista, músico como ya sabes. Y es una delicia hablar de igual a igual con otro artista y profundo ser humano!
Ya dejo de hablar porque "me cae la baba" y supongo que a tí también, con hijos tan lindos que tienes!!!

Mermaid Lullaby dijo...

Vaya pandilla de mamás orgullosas estamos hechas!
Fijaos en cómo une y hace aflorar buenos sentimientos esto de la maternidad. Deberiamos formar el "Club de las Mamás por un mundo mejor"! Abogaríamos por un mundo regido por madres, ya que no hay ser humano en el mundo que no sea hij@ de alguien. Qué bien funcionaría todo entonces!

Gracias por vuestros comentarios. Sí que es un chico guapo, además! El campo de la publicidad todavía no lo ha tocado, pero el día que lo haga, será "a tope", como hace todo este chico Aries, impulsivo, valiente, energético y aventurero!

Besos para todas y para vuestros respectivos retoños!

ॐ Palabras Andantes dijo...

realmente debe llenar de satisfacción y orgullo ver que ese bebé pequeñito e indefenso que estuvo un día en nuestros brazos sea ahora todo un hombre con valores y cualidades.

estoy de acuerdo en formar el club de mamás... me apunto!!! :o)

felicidades Sirena por tener dos hijos tan bellos en todos los sentidos.

inma valderas dijo...

Me quedo con la boca abierta, de verdad.
¡Qué orgullosa debes estar!

Cuando en alguna ocasión hemos hablado de nuestros niños, imaginaba sólo a tu sirenita y ese construir día a día con mucho amor unas raíces con las que sostenerse y unas alas para volar.
Pero tú puedes ver ya el resultado, y hablar con el "de tú a tú".

Me ilusiona mucho enseñarles a mis hijos las cosas que a mí me emocionan. Naturalmente no tienen que significar lo mismo para ellos, así que cuando sucede me siento feliz.
Así te imagino, con este hijo que no sabe estar lejos del gran azul, o de la mar, en femenino.
¿ Sabes que en mi tierra, las personas que viven del campo no dicen "el olivo", sino "la oliva" refiriéndose al árbol? En femenino.

Un beso muy grande sirena

Mermaid Lullaby dijo...

He hablado de Elías en muy contadas ocasiones, por eso os sorprende tanto. Aunque él no me lo ha pedido expresamente, yo prefiero mantenerle al margen de todo este mundo de los blogs en lo posible.
Es verdad que me hace muy feliz que le guste el mar (también le encanta la fotografía, o la cocina, como a mí...). Aunque en otras cosas somos muy diferentes. Pero eso también está bien, porque nos enseñamos cosas mutuamente; se puede decir que nos complementamos muy bien.

Es muy curioso lo de "la oliva". No lo sabía... Quizá con eso le atribuyan cualidades femeninas, maternales. Me gusta la idea, porque es uno de los árboles que mejores sentimientos me inspiran: es muy productivo, fuerte, bien enraizado. Y símbolo de la Paz! Te has fijado en la bandera de la ONU? Lleva dos ramas de olivo como símbolo de la paz mundial.
Y, como cocinera... no sé qué haría sin el "oro líquido" que nos obsequia generosamente!
Un abrazo.